PELIGROSAS TORMENTAS SOLARES | Sobaco Global


No te creas todo lo que piensas. Cuanto más tonto es uno, más listo se cree.
NO CONFÍES
DEMASIADO
EN TU
IGNORANCIA

PELIGROSAS TORMENTAS SOLARES

Foto de NASA: Eyección solar.

Muchos no son conscientes de lo PELIGROSAS que pueden ser las TORMENTAS SOLARES. Desde que se conoce el fenómeno, la mayor TORMENTA SOLAR hasta el momento fue la registrada en 1859, conocida como la Tormenta de Carrington, nombre del científico que estaba estudiando el fenómeno en ese momento. La energía de los rayos X emitidos durante esa tormenta, produjo un calentamiento tan elevado en al atmósfera alta de nuestro planeta que dicha atmósfera se expandió hasta cientos de kilómetros incluso, y la red de telégrafos, única tecnología de comunicaciones existente entonces, dejó de funcionar.


En 1859, no existían grandes montajes tecnológicos a los que una tormenta solar de esas dimensiones pudieran afectar, aunque se produjeron graves daños en el telégrafo. Hoy podría suceder que los satélites artificiales se averiasen, se cortases las comunicaciones vía radio y habría apagones eléctricos a nivel de continentes. Montones de servicios quedarían impedidos durante días, semanas o meses. Una catástrofe de consecuencias gigantescas.

Una forma de medir éstas tormentas solares es por las huellas dejadas en las capas de hielo. No hay constancia de un tormenta tan fuerte como la de Carrington en 1859 desde hace quinientos años. Más o menos, una fuerte tormenta solar se produce cada cincuenta años, siendo la última el 13 de Noviembre de 1960. Por eso existía alerta de que en 2010 podría producirse otra. Y con el temor de que fuera como la de Carrington.

Dado que el Sol tiene un ciclo de once años entre sus mínimos y sus máximos de actividad, y que en 2008 se produjo un mínimo solar, se estima que durante cinco años desde esa fecha, la actividad será cada vez mayor, con lo que entre 2013 y 2014 se producirá el máximo de actividad de ese ciclo y es cuando las posibilidades de que ocurra una gran tormenta solar son mayores. Estaríamos dentro de un ciclo medio ya mencionado de que cada cincuenta años, se produzca una tormenta medianamente gorda.

Aparte de los calentamientos en las capas altas de la atmósfera que pueden producirse, los ciclos del Sol influyen en la formación de nubes y en el clima del planeta. Las nubes se forman por ionización de la atmósfera que produce la radiación cósmica. Cuando hay un mínimo solar, hay poca radiación magnética del Sol y la radiación cósmica incide formando nubes. Cuando aumenta la actividad solar, el magnetismo de la radiación impide penetrar en nuestra atmósfera a mucha radiación cósmica y se producen menos nubes, con lo que hay menos reflejo de luz solar al exterior y el planeta tiende a calentarse.

Si lo máximos de actividad solar producen calentamiento en las capas altas de la atmósfera, los mínimos pueden producir enfriamientos muy bruscos en el planeta.
 
El mínimo de Maunder, en que hubo poca actividad solar, ocurrió durante los siglos XV al XVII y se produjo un enfriamiento global conocido como Pequeña Edad de Hielo, con arruinamiento de cosechas por heladas y hambrunas consiguientes. Parece que al tiempo que existió poca actividad solar, el Sol se expandió, con lo que disminuyó su velocidad de rotación al tiempo que se enfriaba (las estrellas, grandes masas de gases a altas temperaturas, se expanden y contraen: cuando se expanden se enfrían y la contraerse, se calientan).
 
El último mínimo solar que cursó con enfriamiento global y hambrunas por congelación de cosechas fue el Mínimo de Dalton, enfriamiento brutal que duró desde 1790 a 1820. Treinta años de frío horrible. Muchas revueltas en Europa fueron debido a las hambrunas causadas por el rápido enfriamiento. Por ejemplo, el ejército de Napoleón fue congelado en la estepa rusa mientras regresaba a Francia después de haber tomado Moscú. De haber entendido lo que estaba sucediendo, no hubiera ido. Máxime cuando en sus memorias confesó que no sabía a ciencia cierta para que había tomado Moscú. De hecho, podría decirse que el planeta está saliendo aún de ese periodo frío calentándose lentamente, lejos aún de las calidas temperaturas medievales del entorno al año 1.000, cuando en Groenlandia podía cultivarse la vid.
 
En fin, más vale que no suframos ni una tormenta solar como la Carrington ni un mínimo solar como el de Maunder o ni siquiera el de Dalton, (más corto), porque nos ibamos a enterar de lo que vale un peine.
 
Foto NASA: Sol sin actividad y Sol con actividad de manchas solares. Las manchas solares son eyecciones de grandes volúmenes de plasma a grandes temperaturas con radiación electromagnética, rayos X y rayos gamma, entre otros. No se conoce bien su mecanismo de formación pero el ciclo es de once años, entre un mínimo y un máximo.
Aparte de esta actividad solar, el Sol puede contraerse o expandirse. Cuando se contrae, se calienta y cuando se expande, se enfría. Un mínimo de actividad solar junto con una expansión solar, puede congelarnos en La Tierra.



Agrégame a tus Favoritos

Compartir aumentará tu karma:




Más vistos hoy:

4 comentarios :

Anónimo dijo...

Estamos viviendo una era dorada de la humanidad, quien lo diria. Pero esto no puede durar mucho tiempo.JV

aspirante dijo...

Los adoradores del calentamiento global de origen antropogénico no han relacionado la actividad solar con el cambio climático, y por ahí empieza a hacer agua su teoría.

Candela dijo...

Que bonita la foto.
Gore chirría, existen ciclos climáticos: Dejo una reseña sobre cuando en Groenlandia vivieron los Vikingos, atraidos por su clima templado:

"Erik el Rojo exploró por primera vez hace más de 1 000 años, germinan algunas anomalías hortícolas: un jardín de pasto azul de Kentucky, algo de ruibarbo y unos cuantos árboles de píceas, álamos, abetos y sauces. Están en el pueblo de Qaqortoq, latitud 60 ° 43 ’ norte, en el patio trasero de Kenneth Høegh, a unos 650 kilómetros al sur del círculo polar ártico"

aniki dijo...

Un post magnífico, Bucan. Me encantan todos los temas relacionados con la fuerza de la naturaleza. Sin duda sería algo catastrófico, aunque también lo son los tifones, terremotos, maremotos, huracanes... Tu entrada me lleva a pensar cuán indefensos y solos estamos a pesar de tanto avance tecnológico. También me gusta creer que la Naturaleza sigue reinando en el Planeta, y que los seres humanos no somos más que hormigas engreídas.

Besosssss.