Nalgas de chica quemadas por el sol | Sobaco Global


No te creas todo lo que piensas. Cuanto más tonto es uno, más listo se cree.
NO CONFÍES
DEMASIADO
EN TU
IGNORANCIA

Nalgas de chica quemadas por el sol

Nalgas chica quemadas al sol
Dentro de la campaña de este blog para prevenir las quemaduras solares veamos algunos casos de nalgas de chicas quemadas al sol por imprudencia de sus portadoras. Y algunos consejos sobre el tema como protegerse los ojos adecuadamente, algo muy importante.

Ellas se tumbaron para broncearse rápidamente y la radiación ultravioleta solar abrasó su piel. Como se sabe, las pieles claras se ponen rojas antes. Pero ojo, que las morenas e incluso de color negro pueden quemarse también por exceso de exposición o falta de protección. 

Las horas más peligrosas para broncearse son del mediodía hasta las cuatro de la tarde en verano. Esas horas punta de peligro es cuando el Sol está más perpendicular a la superficie terrestre y los rayos atraviesan menos capa de atmósfera por lo que la radiación ultravioleta está menos filtrada. Al amanecer y al atardecer, la radiación penetra de modo oblicuo y se amortigua más.

Cuanto más cerca esté el lugar donde se toma el sol del Ecuador terrestre, más quema. La zona entre los trópicos es la de radiación más intensa. Y si además estás en una montaña, menos capa de aire han de atravesar las radiaciones para llegar al suelo.


Los primeros síntomas son visuales: es el enrojecimiento de la piel. Es el aviso de que se ha quemado. Sobre unas seis horas después, comienzan las molestias. El mero roce de la piel con un vestido molesta o es doloroso. Y hay sensación de calor en la zona roja.

Por eso es bueno la ducha de agua fría, sin frotar la piel, para enfriar la superficie y disminuir el daño del quemado. Aplicar cremas anti quemaduras también es lo adecuado. Situarse ante un ventilador para refrescar puede aliviar algo. 

Pueden aparecer ampollas al día siguiente. Lo normal es que si no se trata adecuadamente, la piel acabe cayendo, produciendo ese aspecto de estar pelando o cambiando de piel.

  
En las imágenes podemos ver como la radiación ultravioleta deja nítidas las marcas entre la piel que estaba cubierta y la que no. Puede dibujarte sobre la piel cualquier objeto que hubieras dejado sobre ella mientras sesteabas un poco al sol.



Son las prisas por querer lucir el cuerpo tostado lo que lleva a tales situaciones. Llegas a la playa o la piscina y estar blanco entre tanto cuerpo moreno te hace sentir un poco ridícula. Se nota que eres "nueva". Y entonces decides atajar dándote una sesión rápida y sin protección de crema suficiente. Y ahí vienen las rojeces en menos que canta un gallo.

Si has ido de vacaciones con una pareja en plan de ocio y copulación, el plan se te puede fastidiar por culpa de las quemaduras solares. El cuerpo ya no está para fiestas cuando hasta ponerte una camiseta es un sufrimiento. Porque en realidad es como si te hubieran churruscado la piel con un soplete.

La piel se envejece con la radiación solar. En las épocas anteriores a la nuestra, las mujeres evitaban que el sol diera sobre sus rostros o cuerpo. Incluso actualmente hay sociedades donde sigue siendo así. Las japonesas, por ejemplo, que incluso se ponen polvos de arroz en sus caras para que aparezcan blancas. 

No es raro ver excursiones de japoneses en alguna playa española con las chicas llevando una sombrilla en la mano para protegerse de la radiación. Generalmente no quieren broncearse. 

Cubierta de crema contra quemaduras y "no me toques, no me toques"


Otro problema del broncearse es que salvo que lo hagas en pelotas, los trajes de baño dejan zonas sin cubrir, quedan de otro color. Es bastante anti estético. Piernas y torso bronceados y otros trozos no. Es como lo que llaman el bronceado albañil, de trabajar al aire libre y con camiseta: cara y brazos quedan morenos y la camiseta dibujada en la piel. 





Ejemplo de avería grande

No hay nada como una sombrilla para estar debajo y protegerse

El consejo es ser prudente a la hora de exponerse a la radiación ultravioleta, sea del sol o de las lámparas de broncear. Hay que tener paciencia e ir poco a poco. Las quemaduras no se notan cuando se están produciendo y cuando se notan ya es tarde. Y si es posible, puestos a broncearse, mejor que sea el cuerpo entero para evitar las marcas anti estéticas. 


Consejos gafas de sol:


También es importante evitar la radiación sobre los ojos directamente. Ya se sabe que nunca se debe mirar al astro rey directamente pero no basta, es fundamental usar unas gafas de sol de buena calidad. No necesariamente han de ser de grandes marcas pero sí que estén certificadas con garantía de que evitan el paso de la radiación. 

Las gafas que más protegen son las de nivel grado 4, aunque esas no se pueden usar cuando conduces ya que se ve todo como si fuera casi de noche. Para conducir hay que emplear nivel grado 3 o menos. Pero en montaña o playa, mejor las de nivel 4. 

Mientras tomas el sol tumbada y sin gafas puedes colocar sobre los ojos algún objeto que impida el paso de la luminosidad. Por ejemplo dos pequeñas conchas marinas tipo de almeja o similar. O dos rodajas de pepino. 

Cada vez se extiende el uso de bikinis en su mínima expresión para evitar las marcas solares al máximo sobre la piel como por ejemplo los llamados bikinis compresa o el bikimini que es otro modo de intentar conseguir el bikini mínimo.



Agrégame a tus Favoritos

Compartir aumentará tu karma:




Más vistos hoy: