Memoria temporal: qué iba a hacer ahora | Sobaco Global


No te creas todo lo que piensas. Cuanto más tonto es uno, más listo se cree.
NO CONFÍES
DEMASIADO
EN TU
IGNORANCIA

Memoria temporal: qué iba a hacer ahora

memoria-olvido-techo-coche
La memoria temporal es la protagonista de la frase "¿qué iba a hacer ahora?". Puedes estar en Internet y de repente recuerdas que necesitas poner el móvil a cargar. Te dices que en cuanto acabes de leer un artículo en una web, te levantarás para ir al enchufe.

Pero de repente, cuando acabas de leer el artículo, suele suceder una de las dos siguientes cosas:

- Se te ha olvidado completamente que te habías propuesto enchufar el móvil. 

- No recuerdas lo que tenías pensado hacer a continuación. Sabes que habías planeado algo pero te has olvidado. 

Eso es porque la idea de "enchufar el móvil" fue a parar a tu memoria temporal que apenas puede retener algo más de un minuto. 

Tienes que rebobinar y volver al punto donde estabas cuando te vino la idea para intentar recordar cual era el pensamiento que se ha ido. Pudo ser una frase en el artículo que leías la que te trajo a la mente que el móvil necesitaba recargarse y entonces vuelvas a recordar que es lo que te habías propuesto.

Limitación de capacidad almacenamiento:
El cerebro está configurado de esa manera. Retiene ideas temporalmente y salvo que sea algo de gran trascendencia, las borra tan rápido como han surgido. Es mucha la información de todo tipo que recibe continuamente y no puede almacenarla toda todo el tiempo. 

Es un fenómeno sociológico que todo el mundo ha sufrido y que se presenta en diferentes formas. Puedes acordarte de que necesitas comprar leche. Vas al supermercado, compras unas cuantas cosas y al final sales sin llevarte la leche. 

Experiencia personal:
Estaba un día tumbado en una hamaca tomando el sol en la playa. De repente empecé a pensar que no había hecho algo que tenía pensado hacer antes de venir. No sabía lo que era pero no se me iba la idea de que algo era.

Seguía tumbado plácidamente y empecé a intentar recordar que es lo que había sucedido antes de que saliera de casa. Los pensamientos iban y venían hasta que de repente me vino la memoria: no había apagado el fuego que calentaba el cazo donde se estaban cociendo unos huevos.

Tuve que recoger todos los aperos playeros y salir zumbando. Cuando llegué a la vivienda había un olor tremendo a quemado y el cazo y su contenido era algo negruzco e irrecuperable. Mi propósito era haber cocido los huevos mientras me preparaba para ir a la playa. Apagaría el fuego antes de irme. Pero ese detalle lo olvidó mi cerebro.

Mejor apuntar:

Por eso es más eficaz apuntar las ideas que van surgiendo aunque desde luego puede ser algo tedioso.

memoria-lapiz-papel


memoria-lista-compra


recordar-examen


perder-memoria


memoria-conciencia


Agrégame a tus Favoritos

Compartir aumentará tu karma:




Más vistos hoy: