El mayor error de Hitler | Sobaco Global


No te creas todo lo que piensas. Cuanto más tonto es uno, más listo se cree.
NO CONFÍES
DEMASIADO
EN TU
IGNORANCIA

El mayor error de Hitler

guerra-error-hitler
Desde un punto de vista militar, el mayor error de Hitler fue declararle la guerra a Estados Unidos. Si ya tenía dos frentes abiertos en Europa, el Occidental, con la ocupación de Francia, Bélgica, Holanda, etc, y el Oriental, con la invasión de su antiguo socio, la URSS, acabó de rematarla con la apertura de un tercer frente, el Atlántico, por así decirlo. Cometió un fallo histórico.

El 8 de Diciembre de 1941, después del sorpresivo ataque japonés a la flota norteamericana del Pacífico en Pearl Harbour (Hawai), EE.UU. se vió obligado a declarar la guerra a Japón.

Tres días después, Hitler le declara la guerra a los norteamericanos. No fue pues algo precipitado e inmediato como obligado por alguno de los tratados que Alemania tenía con los japoneses. El dictador nacional socialista lo estuvo sopesando y se estima que esa decisión fue personal suya.

Lo normal es que hubiera reunido a sus mariscales y hubiera escuchado sus opiniones, sin duda contraria a seguir expandiendo el campo de batalla. Pero no lo hizo.

Parece increíble que un tío tan hábil y malévolo como para conseguir todo el poder que consiguió tomara una decisión tan estúpida. Ya sabía que los norteamericanos estaban ayudando a Inglaterra con petróleo, armamento y materias primas, algo fundamental para un esfuerzo de guerra.

La entrada en guerra con los norteamericanos sólo podía conducir como mínimo a que Inglaterra se convirtiera en un gigantesco portaviones a poca distancia de Alemania y recibiendo ayuda de EE.UU. ya en plan militar de forma abierta.

Las fábricas norteamericanas se reconvirtieron. De las empresas de coches empezaron a salir tanques, de las aeronaúticas comenzaron a salir aviones de combate y de las que fabricaban máquinas de escribir empezaron a salir ametralladoras. Los astilleros comenzaron a producir destructores en serie.

Además de suministrar a Inglaterra, los norteamericanos comenzaron a enviar material a los soviéticos. Por ejemplo, más de veinte mil aviones fueron entregados a la URSS aparte de otro material de combate diverso. El número de camiones fabricados en USA llegaron a la URSS en número gigantesco permitiendo la movilidad de las tropas soviéticas.

En la enloquecida lógica de la guerra se había pasado de que el Partido Nacional Socialista Alemán (NAZI) fuera aliado de la URSS en 1939 cuando el pacto Alemania-URSS a que en 1941 fueran los EE.UU. los que se aliaran con los soviéticos. Lo cual fue un gran error estratégico, ya que sólo condujo que media Europa quedara al final bajo el yugo comunista. Muchos dijeron que se había hecho una guerra brutal para nada.

lider-socialista
Para entender a este personaje no hay que olvidar que era socialista además de nacionalista. Además era austriaco. Huyó de Austria hacia Alemania para no ser movilizado por el ejército austriaco. Y cuando estalló la Primera Guerra Mundial, fue movilizado por el ejército alemán. 

guerra-pacto-ruso-aleman
La firma del pacto entre Alemania y Rusia permitió que la URSS comenzara a enviar petróleo y otras materias primas a los alemanes. Se repartieron Europa. Un año y medio más tarde Hitler rompió el pacto queriendo quedarse con todo.

Otro error previo

Hitler había cometido otro error previo. En 1939 había firmado un pacto con la URSS para repartirse Europa. Entre otras cosas, Alemania se quedaría con una parte de Polonia y los soviéticos con otra parte. Finlandia sería para la URSS, a la que invadió.

Ese pacto permitió que petróleo y materias primas comenzaran a llegar en trenes sobre todo desde Rusia a Alemania. Eran trenes modificados en sus ejes para que no tuvieran mucho problema en hacer frente al cambio de ancho de vía. El ancho de las vías de ambos países era diferente. Los vagones llevaban doble rueda, por así decirlo. En los carriles soviéticos rodaban unas y en los alemanes, otras.

Hitler no hubiera podido mover su ejército sin ese suministro soviético, sobre todo de petróleo. Alemania no tenía petróleo y su flota no era lo suficientemente potente como para asegurar un tráfico de combustible desde los lugares de producción.

Ante el desastre de la URSS durante su invasión de Finlandia, Hitler pensó que eran unos incapaces a los que se podía merendar fácilmente y apoderarse del petróleo ruso del Caucaso sin tener que pagarlo. No calibró que abría un frente de miles de kilómetros con una sociedad donde la gente no estaba contada. Y que mientras llegaba a conquistar dicho petróleo y otras materias primas, no habría suministro de las mismas como estaba habiendo y que le había permitido ocupar Francia, Bélgica, Holanda, etc…


guerra-invasion-polonia
El  1 de septiembre de 1939 las tropas alemanas invaden Polonia. Por parte de la URSS, las tropas soviéticas entraron también en territorio polaco el 17 de septiembre haciendo una pinza mortal . El Ministro de Exteriores de la URSS, Molotov, comunica al embajador polaco que Polonia había dejado de existir. Francia e Inglaterra declaran la guerra a Alemania pero no a la URSS, también invasora y socia de Hitler. 


Dos errrores fatales

Fueron pues dos errores fatales. Hitler controlaba la Europa Occidental prácticamente y tenía un pacto con sus primos ideológicos (Hitler era socialista anti capitalista), los comunistas de la URSS, que además le suministraban materias primas esenciales. Podía haberse parado ahí. Era el hombre más poderoso del mundo en ese momento. Podía imponer sus condiciones. Pero no se paró.

En realidad era un necio que había tenido suerte. Había ocupado Austria y Checoslovaquia sin disparar un tiro. Y después del pacto con la URSS, se lanzó sobre Polonia. Ello hizo que Francia e Inglaterra le declararan la guerra. Pero ocupó Francia, así como Bélgica, Holanda, Noruega, etc., aunque ya disparando en una guerra relámpago.

Pero Alemania no tenía recursos básicos de materias primas ni flota suficiente para una guerra prolongada. Lo que menos necesitaba era enemigos de “fondo”, como eran la URSS o EE.UU. Rusia es inmensa y EE.UU. es una potencia industrial.  No se pueden derrotar en una guerra relámpago que era la única que Alemania podía ganar.

Hitler contradictorio

El declarar la guerra a EE.UU. puede considerarse contradictorio con los planes originales de Hitler: uno de los motivos de romper su pacto con la URSS y lanzarse a invadirla convencido de su rápida derrota era que esperaba que con ello Inglaterra acabara claudicando y aceptara firmar un armisticio con Alemania con las condiciones que ésta impusiera.

La invasión de la URSS comenzó con seis semanas de retraso, lo cual aconsejaba posponerla ya que iba a ser difícil llegar a Moscu y controlar el centro del complejo ferroviario soviético antes de que llegara el invierno. Pero no se pospuso porque a Hitler le urgía derrotar a la URSS en la esperanza de que Inglaterra claudicara.

Ello se basaba en que una de las esperanzas del Primer Ministro británico Churchill era que Stalin rompiera el pacto con Hitler y se lanzara sobre Alemania. Hitler esperaba que la derrota de la URSS acabara con esa esperanza y minara la capacidad de resistencia británica.

Al declarar Hitler la guerra a EE.UU. acabó con la esperanza de que Inglaterra claudicara. Churchill había intentado desde el principio que los norteamericanos se implicaran en la guerra contra Alemania pero la población estadounidense no estaba por la labor.

El gobierno norteamericano había hecho campañas de propaganda contra Hitler pero los ciudadanos no querían implicarse en una guerra europea. Y mucho menos si iban a luchar en el mismo bando que los comunistas rusos.

Al declarar Hitler la guerra a EE.UU. despejó los caminos políticos y de opinión pública para que la ciudadanía norteamericana aceptara entrar en el conflicto. El gobierno de EE.UU. empezó a hacer una campaña según la cual Stalin no era tan malo como se decía y en la propaganda se le dio el apelativo cariñoso del “tío Joe”.


guerra-alemania-urss
Puede decirse que en Noviembre de 1940, fecha en que se tomó esta fotografía, Alemania y la URSS eran los dueños de Europa. Pero dos monstruos como Hitler y Stalin no podían coexistir juntos mucho tiempo. El objetivo de ambos era acabar con las sociedades democráticas e instaurar el socialismo pero sólo uno podía ser el macho Alfa que lo hiciera. Y Hitler creyó que el macho Alfa era él. Pero se equivocó. Al final ganó Stalin, que no sólo se quedó con Polonia, sino con Alemania Oriental, Checoslovaquia, Hungría, Rumanía, Bulgaria, etc.


¿Porqué lo hizo?

El porqué Hitler se metió en ese charco en Diciembre de 1941, cuando tenía a un gran ejército alemán empantanado en Rusia, casi congelado por el duro “general invierno”, es algo que aún se sigue discutiendo.

Alemania tenía un pacto con Japón pero no le obligaba a entrar en guerra con los norteamericanos: ese pacto sólo obligaba a ello si era Japón el atacado, no el agresor como había sido.

Y curiosamente, Hitler, al ponerse al lado de los japoneses contra los norteamericanos, no exigió a Japón que declarase la guerra a la URSS, que es lo único que hubiera compensado algo su descabellada decisión: el que la URSS tuviera un nuevo frente en su parte oriental.

O sea, que le hizo un gran favor a Japón sin obtener una contrapartida similar. Es difícil ver cual beneficio creía obtener Hitler con esa declaración de guerra que sólo podía complicarle las cosas.

No hace falta ser un gran estratega para darse cuenta de que si estás en guerra con las tres grandes potencias de la época, EE.UU., Inglaterra y la URSS, así como  los aliados de ellos, no puedes ganar. Tarde o temprano pierdes.

Es difícil de entender como los generales alemanes más sensatos no planearon inmediatamente un golpe de Estado o algo similar para parar la locura. Sin duda Hitler acumulaba un poder brutal y un gran número de seguidores fanáticos, pero era evidente que se había pasado de rosca.

declaracion-guerra


¿Cómo lo justificó?.

Hitler dio un discurso en el Parlamento alemán para justificar la declaración de guerra contra EE.UU. Presenta al presidente norteamericano Roosevelt como un niño bien nacido rico y capitalista mientras que él, Hitler, fue un niño pobre y que se labró su propio éxito con el Partido Nacional Socialista. O sea, recurre al viejo argumento socialista de la lucha de clases como si un niño rico fuera malvado por sistema y un niño pobre bueno y bondadoso.

Expuso que consideraba a Roosevelt un enfermo mental (lo que era en realidad Hitler). Y justificó el ataque japonés a traición a la flota del Pacífico norteamericana diciendo que Japón había perdido la paciencia con un presidente que les estaba continuamente engañando y que estaba al servicio de los judíos.

Y de forma marrullera, acaba el discurso diciendo que declara la guerra a EE.UU. haciendo honor al pacto de defensa firmado con Japón. O sea, miente de forma descarada. El tratado no le obligaba a tal cosa. De hecho, Japón no declaró la guerra a la URSS porque la URSS había sido invadida por Alemania, no al revés.

Mi opinión

Los líderes populistas y demagogos que tanto abundan en el socialismo se basan en gran medida en la propaganda y la manipulación de las masas. Las malas noticias han de ocultarlas con otras noticias nuevas a ser posible impactantes.

Hitler se encontraba en Diciembre de 1941 con un gran ejército empantanado en la URSS porque el invierno lo estaba congelando. Y los aviones británicos estaban bombardeando ciudades alemanas.

Los tiempos felices en que todo era conquistar y avanzar se habían detenido. La guerra empezaba a tomar el rumbo de guerra de desgaste. En la mentalidad del demagogo Hitler acostumbrado a vencer y arrollar, eso era un fracaso desde el punto de vista de la propaganda.

Así, que en un arrebato de chulería, decidió dar un paso que era fatal. Pero de momento, toda la atención se volcaba sobre esa nueva situación: la guerra con EE.UU. Los fanáticos seguidores suyos se dirían, “oh, tan mal no estamos si somos capaces de declarar la guerra a otra potencia”. Y los generales estarían muy ocupados afrontando la que se venía encima en vez de pensar en suprimir al dictador. Y eso es lo que pasó. Hitler ganó tiempo, lo único que preocupa a los populistas, aunque fuera a costa del fracaso total.

En definitiva aplicó el lema de los líderes populistas totalitarios y colectivizadores: cuanto mayor sea el enemigo externo mayor será mi poder interno. 

Conclusión:

Es posible que Alemania hubiera podido derrotar a la URSS o al menos, arrebatarle parte de su territorio, tal que Bielorrusia y Ucrania y hasta apoderarse de los campos de petróleo del Caucaso. Pero esa posibilidad desapareció cuando Hitler le declaró la guerra a EE.UU.

Quizás pensó que EE.UU. tenía bastante con hacer frente a Japón en el Pacífico pero no está claro que creyó que podía ganar Alemania con esa declaración de hostilidades.

Una vez que una potencia industrial se pone a fabricar armamento, lo produce como churros. Hitler tenía que saberlo: lo estaba haciendo Alemania. Pero EE.UU. era una potencia industrial mayor y además estaba fuera del alcance de las armas alemanas: todo un océano les separaba y ni la flota alemana ni su aviación tenían capacidad para operar allí.

Puede llegarse a la conclusión de que Hitler perdió la guerra ese día, cuando declaró la guerra a EE.UU.  Desde el 11 de Diciembre de 1941, Alemania estaba derrotada. Un mentecato nacional socialista, (dos ideologías perversas juntas), llevó a su país a casi un suicidio colectivo.

ultima-foto



Agrégame a tus Favoritos

Compartir aumentará tu karma:




Más vistos hoy:

2 comentarios :

rataplan dijo...

El IIIReich ataca a Rusia debido a que sabe que Stalin va a invadir toda Europa. El IIIReich tiene vencido al Imperio Británico en todos los frentes: Noruega, Maditerráneo, Atlántico y desierto de África.
Tenga Vd. en cuenta que la mayor máquina de matar humanos en el siglo XX fue el Ejército Rojo (100 millones de personas), pero eso no vende ya que los jefes de ése ejército eran de cierta religión. Y que en cierto país democrático de Oriente Madio tiene un monumento a ésa máquina de matar. ¿A que es curioso?

bucan osez dijo...

La forma de Stalin de infiltrarse en Europa era a través de los partidos comunistas de los diferentes países. Y con el pacto con Alemania de 1939 los partidos nacional socialistas y comunistas europeos comenzaron a trabajar juntos.

Stalin invadió Polonia y Finlandia de acuerdo con el pacto con Alemania pero no pudo digerirlas, sobre todo Finlandia, porque el Ejército Rojo era totalmente incompetente. Stalin no podía de ningún modo invadir Europa militarmente porque no tenía fuerzas para ello.

Incluso cuando los alemanes entraban en la URSS, Stalin no se lo creía. Había tanques alemanes por toda Bielorrusia y Ucrania mientras trenes soviéticos con petróleo y minerales seguían entrando en Alemania.

Stalin creía tener bien amarrado a Hitler con su pacto de reparto de Europa y no daba crédito a que Hitler lo rompiera. De hecho a quién Stalin tenía miedo era a Japón. Montones de tropas estaban en la zona oriental de la URSS y le costó tener que enviarlas al frente occidental contra Hitler cuando los alemanes estaban a punto de entrar a Moscú.

De todos modos, la decisión de Hitler de invadir la URSS fue algo parecido a lo de Napoleón cuando hizo lo mismo. Confesó en sus memorias que no sabía porqué lo había hecho.

Los planes de Hitler una vez conquistado Bielorrusia, Ucrania y gran parte de Rusia fueron erráticos. Cuando estaba a punto de tomar Moscú, que hubiera controlado la red ferroviaria centralizada soviética, ordenó a gran parte del Ejército desviarse hacia Ucrania.

Cuando iba a tomar los pozos de petróleo del Caucaso dividió a su Ejército y parte del que iba hacia los pozos lo embotelló en Stalingrado por obcecación simbólica de que llevaba el nombre de Stalin y pensaba que lo iba a humillar.

En realidad todo ese cambio de planes continuo indica que Hitler no tenía un plan preciso de invasión de la URSS y que obedeció a uno de sus arranques propagandísticos para compensar ante la opinión pública alemana su fracaso en invadir Inglaterra que encima les estaba bombardeando las ciudades alemanas.

Creo que Hitler, después de ocupar por la jeta Austria y Checoslovaquia sin pegar un tiro, empezó a patinar mentalmente. Él había llegado al poder entre otras cosas prometiendo que no llevaría a Alemania a declarar la guerra a otros países. Y siempre tuvo que apañárselas para parecer un pacifista que sólo intentaba recuperar lo que Alemania había perdido en la Primera Guerra Mundial.

Y así fue hasta que después del pacto con Stalin en 1939 se radicalizó y decidió invadir Polonia a tiros. Ahí acabó la carrera pacifista de Hitler y empezó a mostrar lo chalado que estaba.

Que Stalin era un monstruo está fuera de toda discusión. Su sucesor Kruchev así lo denunció en la propia URSS. Estatuas y símbolos estalinistas fueron retirados por los propios comunistas.