EL AVE Y EL BALASTO: ENEMIGOS | Sobaco Global


No te creas todo lo que piensas. Cuanto más tonto es uno, más listo se cree.
NO CONFÍES
DEMASIADO
EN TU
IGNORANCIA

EL AVE Y EL BALASTO: ENEMIGOS

El AVE se lleva mal con el balasto. Son enemigos. El balasto es la piedra que se usa en las vías de tren y sobre la que van situadas las traviesas que soportan la vía. A partir de 300 km/hora, el peligro de que salgan despedidas algunas de esas piedras del balasto es grande porque el  tren empuja el aire muy cerca del balasto. Golpean los bajos del tren pudiendo producir pequeñas fisuras o incluso roturas.


El ruido de esas piedras golpeando los bajos del tren puede ser escandaloso en algunos casos. Incluso algunas piedras, al salir despedidas, pueden rebotar contra algún poste de señales o de que los sostienen el cable de la catenaria, en el lateral de la via y retornar como un proyectil contra otro coche del tren, golpeando el lateral o las ventanas.

Tal como informa eleconomista.es/, de forma incomprensible, teniendo en cuenta que es un fenómeno conocido, en España se han montado las líneas de alta velocidad usando balasto de piedra en vez de ir a placas de hormigón, como en Alemania. Usar placas de hormigón es más caro inicialmente, pero después es menos costoso su mantenimiento que el del balasto.

El AVE de la línea Madrid-Barcelona, ha sido dotado de un blindaje en la parte delantera para evitar daños por las piedras despedidas. Pero la realidad es que los trenes han de adoptar la medida de no sobrepasar los 300 km/hora.

Talgo Avril


Así, aunque el TALGO más moderno, el AVRIL, supera ampliamente los 350 Km/hora, no parece que vaya a servirle de mucho, por lo ya mencionado del balasto y la necesidad de limitar la velocidad.

Talgo Avril

De todos modos, el circular a velocidad de 350 km/hora supone mayor gasto energético y mayores desgastes de material y costo de mantenimiento. Porque aquí los políticos se han dedicado todos a pelearse por que el tren de alta velocidad llegue a su ciudad, pero obviando que es caro y sólo sale medianamente rentable en líneas de mucho tráfico de pasajeros diariamente.  

En España se quiso pasar de líneas convencionales de pasajeros que hacen una media de entre 80 a 100 km/hora a líneas de alta velocidad a más de 250 km/hora, como si de repente nos hubieramos vuelto ricos porque hubiéramos encontrado petróleo o montañas de oro. Probablemente, con líneas donde circulasen trenes como el Talgo S-130, que alcanza los 250 km/hora, hubiera sido suficiente.


Talgo S-130


Pero hacen una media de 80 a 100 km/hora porque hay tramos de vías convencionales que no están desdobladas. Por ejemplo: el Talgo de Madrid a Alicante cruza la Mancha a velocidades cercanas a los 200 km/hora pero al llegar a Villena, a unos 70 km de Alicante, se encuentra con una vía única en los dos sentidos. No es raro que pueda llevarle una hora recorrer esos 70 km, que ha de compartir con los trenes que vienen en sentido contrario, con continúas paradas en estaciones intermedias. Más o menos, es un ejemplo de lo que quiero decir.

El grave accidente que hizo que un Talgo de Madrid a Cartagena colisionara de frente con un tren de mercancías que venía por la misma vía única en sentido contrario, a unos kilómetros de Almansa, indica el peligro y la servidumbre de las líneas de una sóla vía para las dos direcciones. En éste caso, la máquina del tren de mercancías se levantó y cayó sobre el Talgo, incendiándose el gas oil, pues eran máquinas diesel, y abrasándo a varios pasajeros que perecieron en el accidente.

Así, se da la paradoja de que mientras se llevan años gastando ingentes cantidades en líneas de alta velocidad, muchos trenes convencionales de largo recorrido han tenido que estar circulando por vías un solo carril para trenes que circulan en ambos sentidos, limitando la velocidad media del trayecto y aumentando el peligro de colisión entre trenes.  

Nota: A esas piedras que forma la base sobre la que van las traviesas se le llama balasto porque deriva de la palabra inglesa ballast, que significa lastre. Ese tipo de piedras se usaban para añadir peso bajo a las embarcaciones a vela, es decir, para lastrarlas, aumentando así su estabilidad al bajar el centro de gravedad de la nave.

Para leer tema relacionado:TREN MADRID VALENCIA AVE


Para ir a página principal del blog: IR A PAGINA PRINCIPAL BLOG
Agrégame a tus Favoritos

Compartir aumentará tu karma:




Más vistos hoy:

2 comentarios :

aniki dijo...

Pues vaya, da gustito leerte, querido Bucan. A mí los aviones siempre me han dado pánico, y los trenes siempre han sido mi alternativa cómoda y placentera, pero después de leer este informe acerca de lo mal que se llevan la velocidad y el alabastro ese, mucho me temo que como la montaña no venga a Mahoma...

Candela dijo...

Esto forma parte de un plan de exterminio poblacional muy sofisticado que incluye la mala señalización de carreteras y los "guardias tumbado sorpresa"...