FUNCIONARIOS DE UNIFORME: PROPUESTA | Sobaco Global


No te creas todo lo que piensas. Cuanto más tonto es uno, más listo se cree.
NO CONFÍES
DEMASIADO
EN TU
IGNORANCIA

FUNCIONARIOS DE UNIFORME: PROPUESTA

Funcionarios de uniforme, es la propuesta de Manuel Alcaide, equivalente al Defensor del Pueblo en Canarias (le llaman Diputado del Común), según informa Expansion. Dice Alcaide que hay falta de profesionalidad y exceso de burocracia en la Administración Autonómica y la idea es que si los funcionarios visten con uniforme, se vería mejor si “salen a la calle o no o si están tomando café”.

En principio no suena mal la idea, aunque me parece que una de las formas de ver si el funcionario sale a la calle o está tomando café, es observando si su mesa o puesto de trabajo permanece vacío. Porque el ponerle uniforme no impide que se cambie con la ropa de calle para salir, con lo que encima perderá más tiempo, con el vestirse y desvestirse y vuelta a vestir el uniforme.

Y harían falta vestuarios para poder cambiarse, con lo que se necesitaría espacio para ubicarlos. Y habría que costear esos uniformes. O sea, más gastos en vestuarios y uniformes. Aunque el suministro de uniformes a las Administraciones sería otro buen nicho de negocio a adjudicar a amigotes o militantes del Partido de turno.

La principal ventaja del uniforme que veo es que cuando un ciudadano entrase en una oficina de la Administración Pública, vería fácilmente quien de los que están allí son funcionarios o empleados públicos y quienes son visitantes. Aunque generalmente los funcionarios portan alguna tarjeta identificativa sobre su ropa diferente a la de los visitantes, no es tan visible como sería un uniforme.

En general, la falta de profesionalidad o exceso de burocracia de las Administraciones Públicas se debe más a los organigramas saturados de altos cargos políticos de la Administración y a la existencia de 18 Parlamentos, el Central más 17 Autonómicos que a los funcionarios en sí. Entre éstos hay quienes se matan trabajando y hay quienes no dan ni golpe. Y hay organismos donde sobra personal y otros lugares donde falta.

La baja productividad y la burocracia de la Administración, así como el exceso de funcionarios o empleados públicos en muchos sectores de las administraciones, o el mal reparto del personal, es un problema estructural achacable a la Política más que a los propios funcionarios en sí. Cuando una organización es farragosa y mala, el personal acaba desengañado, maleado y más quemado que el cenicero de un bingo.

Una vez me dijo un funcionario que él cobraba por el mero hecho de ser funcionario. Si querían que trabajase, tendrían que pagarle otro sueldo.
Agrégame a tus Favoritos

Compartir aumentará tu karma:




Más vistos hoy:

1 comentarios :

Candela dijo...

Pasmada estoy con éstas solucciones.

En la Ley de la Función Pública existen mecanismos sancionadores pero raramente se usan.

El 30% de "funcionarios" a dedo a la put@ calle y limpia del 80% de cargetes o jefaturas vacias de contenido.