FOTOS DE FUSILAMIENTO EN EL MOMENTO JUSTO | Sobaco Global


No te creas todo lo que piensas. Cuanto más tonto es uno, más listo se cree.
NO CONFÍES
DEMASIADO
EN TU
IGNORANCIA

FOTOS DE FUSILAMIENTO EN EL MOMENTO JUSTO

Estas son las caras de unos hombres que están encañonados por fusiles y van a morir. Eran agentes de la NAV, la temible policía secreta húngara bajo el régimen comunista. Durante la revolución de 1956 contra los soviéticos, un grupo armado de revolucionarios atacaron la sede de la NAV. Cuando los agentes empezaron a salir, fueron ametrallados a quemarropa.



El fotografo de LIFE, John Sadovy, de origen cheko, haciéndose pasar por vendedor de helados, pudo presenciar y fotografiar muchos de los desmanes cometidos durante la revolución húngara de 1956. Entre otras, pudo asistir a éstas ejecuciones delante de la sede de la NAV y disparar su cámara en el momento preciso que esos agentes de la policía secreta recibían las descargas de fusilería.


El fotográfo John Sadovy disparó su cámara en el momento que los primeros disparos impactaban en el grupo de agentes de la polícia secreta NAV de Hungría.


En ésta foto, más borrosa, se pueden apreciar los cuerpos muertos de los agentes de la policía secreta comunista.



El movimiento húngaro contra la URSS y el comunismo surgió en los cafés, como algo estudiantil y al principio, no fue visto como una gran amenaza en Moscú. Eran estudiantes que protestaban contra la situación económica poco boyante de su país. Es curioso que los rusos comunistas pensaran que una revuelta de ciudadanos preocupados por la ruina de su país fuera algo menor.

El caso es que los rusos pusieron a Imre Nagy al frente del Gobierno húngaro, considerando que era alguien que se entendía bien con los comunistas y con los estudiantes.

Pero de los estudiantes, la revuelta pasó a otros sectores y algunos más radicales, se hicieron con la situación, cometiendo auténticas tropelías y salvajadas, contestadas por otras del mismo calibre por los comunistas húngaros. De hecho, John Sadovy dijo que había visto escenas más horrorosas que las que había presenciado en la Segunda Guerra Mundial, donde también había estado.

Pasaron los días y el presidente húngaro Nagy dijo que Hungría iba a abandonar el Pacto de Varsovia, la asociación militar de los países comunistas europeos. Moscú reaccionó entonces con contundencia. La revolución húngara fue aplastada por las tropas de la URSS.

Nagy fue condenado a muerte y la policía secreta, la AVN, se tomó cumplida venganza de las ejecuciones de algunos de sus miembros. Millares de intelectuales, estudiantes y trabajadores húngaros fueron deportados a los helados campos de concentración de Siberia. La revolución de 1956 había acabado. Pasarían muchos años antes de que Hungría se librase del yugo comunista.

Las fotos de John Sadovy le valieron el premio Robert Capa de fotografía.

Fuente: Iconicphotos





Agrégame a tus Favoritos

Compartir aumentará tu karma:




Más vistos hoy:

7 comentarios :

Natalia Pastor dijo...

Las fotografías son extraordinarias.
Y lo de Hungría fue la muestra de hasta que punto es implacable una dictadura comunista.
Tras aquel movimiento aperturista, la maquinaria soviética aplastó cualquier atisbo de democracia.

aspirante dijo...

Como siempre los comunistas respetando la voluntad popular.

E..P.. dijo...

Opino tantos comunistas, facistas, de derechas..etc. Quien este libre de pecado que tire la primera piedra, si es verdad que hay Dios el dia que pase lista quedan cuatro gatos locos en este mundo.
Saludos.

E..P.. dijo...

Por cierto se me olvidaba las fotos impactantes.
gracias.
Saludos.

Maribeluca dijo...

Los amigos de Carrillo y LLamazares siguen en activo..pero sólo se habla de los nazis.

Candela dijo...

Rusia siempre ha sido implacable con los antirevolucionarios, conviene que lo sepa mucha gente que no tiene ni puta idea de lo que es el socialismo en realidad.

Me acuerdo del famoso lema "Socialismo es libertad"..¡Ja!

Jota Uve dijo...

Disparar sobre gente desarmada parece que nunca pasará de moda