Viviendas y precios en 2011 | Sobaco Global


No te creas todo lo que piensas. Cuanto más tonto es uno, más listo se cree.
NO CONFÍES
DEMASIADO
EN TU
IGNORANCIA

Viviendas y precios en 2011

Las viviendas han de seguir bajando los precios en 2011. Al menos eso es lo que apuntan todos los datos. El sector promotor estima que hay unas 650.000 viviendas nuevas sin vender, mientras el Banco de España apunta a más de un millón. La media del precio del metro cuadrado anda a finales de 2010 por los 2.500 euros el metro cuadrado. Pero si tenemos en cuenta el precio del metro cuadrado de hace unos años y si ese precio hubiera subido de acuerdo con el ritmo de la inflación, el precio debería andar por los 700 euros el metro cuadrado.

Gráfico ilustrativo de la vertiginosa subida del precio de las viviendas.
Muy por encima de la inflación, ya de por si alta frente a la media de la UE.



La diferencia de precio de la vivienda entre los 2.500 euros el metro cuadrado de 2010 y los 700 euros que tendría de haber seguido el ritmo de la inflación, indica hasta que punto se hinchó el precio en España en los años vertiginosos en que se daban hipotecas a tutti plen, con el resultado de que los ciudadanos españoles tengan en conjunto un pufo de endeudamiento del orden de los 900.000 millones de euros, y otro tanto las empresas.


Los precios subieron un 300% durante los años vertiginosos de la burbuja y ahora muchos se llevan las manos a la cabeza si se habla de caídas del 50%.

Ha habido llamamientos desde el Gobierno y la banca para que los promotores bajen el precio de la vivienda pero los hay que mantienen que el ajuste ya se ha producido. El Gobierno, porque parece haberse percatado de que no puede haber recuperación con tanto dinero inmovilizado en viviendas sin vender. Y la banca, porque si los promotores no venden, no pueden hacer frente a sus deudas y ello conlleva más embargos de viviendas.


Un factor a tener en cuenta es que hay dos mercados al menos de la vivienda nueva. El de la vivienda cuyo principal destino es la primera vivienda, en grandes ciudades o núcleos industriales y el de la vivienda cuyo principal destino puede considerarse de ocio, es decir, vivienda de playa, campo, nieve o montaña. Y aquí, en la de ocio, es donde está el mayor problema para venderlas a los precios actuales.

Otro problema gordo es el de millones de metros cuadrados de terreno urbanizable sin construir y pagado a buen precio el metro cuadrado en la época vertiginosa donde no cesaba de subir el kilo de concejal.

Desde que pinchó la burbuja inmobiliaria el peso del sector de construcción de viviendas pasó de representar el 10% del PIB al 4.5% en 2010. El paro directo generado se estima de 1.2 millones de trabajadores. Pero la onda expansiva se va extendiendo a todos los sectores.






Agrégame a tus Favoritos

Compartir aumentará tu karma:




Más vistos hoy:

6 comentarios :

Insignificantius dijo...

Magnífico post Bucan, como siempre.

Se estima que la vivienda de segunda mano ha bajado por encima del 20%... y ha de seguir bajando...

Mucho ladrillo y poco pan habrá para comer este año...

Saludos

Bucan dijo...

Gracias por los elogios al post, Insignificantius. Está claro que habrá que digerir mucho ladrillo. Un ladrillo mejor que un solomillo. Je, je.

Candela dijo...

Pues no se...Rajoy, de momento, ha intentado depilar a la cera a Cascos, pero con el hombre lobo no creo que se atreva.

El de la ceja y el calvo, están demasiado canijos para intentarlo.

aspirante dijo...

No se puede comprar vivienda pues no te dan crédito, pues el dinero del banco se dedica a comprar deuda pública.
Es la pescadilla que se muerde la cola.

Natalia Pastor dijo...

No creo que bajen más los precios, de lo que han bajado en este 2010.
De todas maneras, como apunta Aspirante, mientras no abran el grifo los bancos con el tema de las hipotecas (y no lo van a hacer...), los 3.000.000 de pisos que hay que sin vender en España seguirán como están.

Bucan dijo...

Es que el mercado de la vivienda es muy rígido. Tiene dos fases. En la primera fase, caen las ventas. En la segunda, se desploman precios.

Con los precios actuales, muchas viviendas están fuera del mercado, puesto que son invendibles.

Los bancos y cajas ya no pueden dar hipotecas alegremente porque saben que los pisos y el suelo está sobrevalorado.

Y además, en la crisis actual, el que puede hacer frente a los créditos, no los pide. Y el que los pide, no puede pagarlos.