De penes espinosos a suaves: evolucion | Sobaco Global


No te creas todo lo que piensas. Cuanto más tonto es uno, más listo se cree.
NO CONFÍES
DEMASIADO
EN TU
IGNORANCIA

De penes espinosos a suaves: evolucion

De penes espinosos a penes suaves y como el hombre en su EVOLUCION perdió sus espinas en el pene es de lo que trata un artículo de Nature. Los penes de los chimpancés aún tienen pequeñas púas, del mismo modo que los gatos y otros mamíferos. Investigadores de las Universidades de Stanford, Pennsylvania y Georgia, estudiando el ADN, se percataron de que los chimpancés han mantenido unos segmentos de genes que no se han conservado en los seres humanos.

Naturalmente, lo primero es preguntarse para que sirven esas espinas en el pene. Los investigadores aducen algunas explicaciones como que pudiera ser una manera de provocar la ovulación femenina. O que podría servir para eliminar los tapones que algunos machos de algunas especies dejaban en la vagina de las hembras para impedir que el semen de otros machos la fecundara.

De lo que no cabe duda es de que esos penes espinosos hacían daño a la hembra durante la cópula. Basta ver los gritos de dolor de las gatas cuando son cubiertas por los gatos. En mi opinión, el éxito de los penes espinosos consistiría en que las hembras, al ser doloroso el coito, no se dejarían cubrir así como así, lo rehuirían y sólo accederían forzadas por el macho dominante. Así, el pene espinoso del macho dominante tenía a las hembras a su disposición, forzándolas a dejarse montar por él, sin tener que preocuparse de que a escondidas les apeteciera a ellas dejarse trajinar  por otros machos de la manada.

En mi opinión, el pene espinoso de nuestros antecesores era una ventaja para los machos dominantes que tenían a su merced a las hembras de la manada. Siendo dolorosa la cópula para las hembras, éstas no buscarían de motu propio dejarse cubrir por otros machos. El macho dominante no tendría que dedicar mucho tiempo a vigilar ese aspecto y ejercería su derecho de pernada sobre las hembras propagando los genes de los penes espinosos. Una mutación en algún homínido que nació sin espinas en el pene y sería el comienzo del fin de los penes espinosos.


Sería pausible que tras alguna mutación, algún macho naciera sin espinas en el pene y las hembras, al ver que no les hacía daño, le buscasen a escondidas del macho dominante para copular con él y teniendo descendencia de monos que a su vez heredarían esa mutación de no tener espinas.

De este  modo, la desaparición de las espinas del pene, convirtiendo el acto sexual en algo más placentero para la hembra, daría lugar a un cambio de hábitos de cortejo entre los primeros homínidos. Mientras el macho dominante de pene espinoso intentaba imponer su ley de acceso a las hembras, éstas se refocilaban en cuanto podían con los machos de penes no espinosos o penes suaves.

Los penes espinosos ya no tenían futuro frente a los penes suaves.



Agrégame a tus Favoritos

Compartir aumentará tu karma:




Más vistos hoy:

6 comentarios :

El Periódico de El Prat dijo...

El animal humnao siempre sorprendente

Candela dijo...

Arrea..primera noticia. A partir de ahora me lo pensaré antes de decir que la naturaleza es sabia, porque ¿Y si el macho dominante era portador de taras genéticas?

Bucan dijo...

Periódico, no sé si sorprendentes, pero somos bastante animales.

Candela, se supone que los machos dominantes lo son por ser los más fuertes de la especie lo cual probablemente indica que tengan menos taras genéticas. Los machos han de luchar ferozmente entre ellos para copular y el más fuerte y que más pronto se repone de las heridas es el dominante. Es pura selección.

ordnael dijo...

los argumentos no tienen sentido por que los chimpances son promiscuos, y su variedad de placeres sexuales son tantas como las de los seres humanos, algun dato falta por ahi

Bucan dijo...

ordnael:
Los chimpancés como el resto de animales se mueven por el celo. Las hembras en celo se dejan cubrir aún cuando el coito no sea placentero para ellas. Puse el ejemplo de las gatas, para las que es muy doloroso ya que las espinas de los gatos son grandes en proporción a su tamaño. Pero ellas, cuando están en celo, llaman a los gatos. Los machos chimpancés disfrutan cubriendo hembras pero ellas no. Es el celo, una reacción química, el que las lanza en brazos de ellos.

Anónimo dijo...

Ahora la hembra (mujer) copula quien tenga mas dinero y no le importa si tiene espinas o no.