Nacionalismo nefasto: lo peor de España | Sobaco Global


No te creas todo lo que piensas. Cuanto más tonto es uno, más listo se cree.
NO CONFÍES
DEMASIADO
EN TU
IGNORANCIA

Nacionalismo nefasto: lo peor de España


El nacionalismo es nefasto, es una ideología perversa. Rodríguez Adrados, en una entrevista que le hacen en La Razon al profesor  con motivo de su libro “Nueva Historia de la Democracia” afirma que “lo peor de España son los nacionalismos”. Considera a la democracia como una abstracción, una especie de ideal hacia el que avanzar. Resalta la similitud entre la antigua democracia de Atenas y la actual: en ambas se daba el culto a la imagen y la politización de la justicia.

La democracia actual está copada por los partidos políticos. Adrados considera que los partidos representan sólo parcialmente a los ciudadanos. Los partidos funcionan con consignas que muchas veces están en contradicción con las ideas de sus militantes o de sus votantes pero tienen la virtud de quitar dramatismo a los cambios políticos. Los intereses partidistas acaban primando sobre el interés colectivo. Adrados estima que para el buen funcionamiento de la democracia hace falta menos pasión, menos partidismo, menos radicalidad y más raciocinio.

Respecto a España, aparte de la nefasta existencia de los nacionalismos, apunta que desde el punto de vista económico habría que pensar en otro sistema distinto al autonómico actual, que no se puede vivir con tantos parlamentos, tantas televisiones públicas, etc, que es una ruina, que habría que lograr un gran acuerdo estatal para dar marcha atrás en algunas competencias cedidas a las Comunidades Autónomas y fomentar mucho más la cultura entre los ciudadanos.

El sistema autonómico ha consolidado en España los nacionalismos, los caciquismos y la corrupción.

Me parece que Rodríguez Adrados es un hombre bastante acertado en sus reflexiones y bastante sensato. Apuntaría por mi parte que aparte de la conveniencia de que hubiera menos partidismo y menos radicalidad partidista, no es quizás raciocinio en sí lo que se necesita, sino más pragmatismo, por aquello que decía Goya de que los sueños de la razón producen monstruos. Como el monstruo de la Revolución Francesa, por ejemplo, una orgía de sangre. O la revolución Comunista en Rusia. Todas las revoluciones violentas, en realidad.

La auténtica revolución fue la revolución industrial, la que de verdad cambió al mundo, seguida de la revolución tecnológica actual. Como decía Henry Ford, la auténtica revolución es que la tecnología esté al alcance de todos. Lo que se necesita es más pragmatismo basado en el empirismo científico, más independencia efectiva del poder judicial  y menos camelos disfrazados de ideales.


Las administraciones en España se pulen la friolera del 44% del PIB y han de recurrir a la emisión de deuda pública para hacer frente a tal dispendio.


El sistema autonómico ha dado lugar a una diarrea legislativa para desarrollo de los múltiples Estatutos que además siempre están cambiando. Generan burrocracia e ineficiencia económica.


Bajo la bandera de nacionalismos, ideologías, derechos históricos, etc, se esconde una corrupción donde el trinque y la rapiña es lo que cuenta.


LA PREGUNTA
El ciudadano, desplumado por tantas administraciones, hecho un zombi, no puede por menos que hacerse la clásica pregunta:





Agrégame a tus Favoritos

Compartir aumentará tu karma:




Más vistos hoy:

10 comentarios :

Natalia Pastor dijo...

Los nacionalismos son un cáncer ,hasta el punto que la metástasis ha provocado la configuración de diecisete reinos de taifas, cada uno con su mandarín y su cohorte elefantiásica de funcionarios y altos cargos, parlamentos y dislates que hacen inviable el modelo territorial.
Lo grave no es eso.

Lo grave es que ni PSOE ni PP están por la labor de redefinir el actual estado de cosas y volver a meter en cintura el desparrame ocasionado por el Estado de las Autonomías.
Nadie va a ponerle el cascabel al gato.

Bucan dijo...

Natalia, así es. La ciudadanía ha consentido que el disparate se enquiste. Ahora hay mucho intereses creados.

El caso es que hay demasiadas gallinas en el gallinero. Más mierda y menos huevos.

Maribeluca dijo...

El nacionalismo es una peste que nos ha tocado, pero hace lo que le dejan hacer...el peligro viene de quienes juran (o prometen) defender a España y la Constitución y luego se lo pasan por el forro y mercadean con lo que seaenester por una poltrona..y lo demás, lo consentimos.

Maribeluca dijo...

"sea menester" sorry, ciao

El Periódico de El Prat dijo...

El problema de España son los PP y PSOE, que se venden al nacionalismo y a la vez sacan reditos de las nacioncillas y regiones

Bucan dijo...

Maribeluca, Periódico, me parece que decís más o menos lo mismo: la tolerancia inicial con el nacionalismo le hizo crecerse y los partidos mayoritarios, PP y PSOE, se plegaron al nacionalismo en pro de ventajillas circunstaciales aquí y allí.

No entiendo que complejo existe en esos partidos mayoritarios para no atreverse a denunciar a esa perversa ideología que antepone supuestos derechos de territorios o lenguas o lo que se tercie, al derecho de los individuos. Y provoca enfrentamientos entre ciudadanos de diferentes regiones. Y todo para que unos cabezas de ratón se coman todo el queso.

Anónimo dijo...

Creo que somos una minoría, desgraciadamente, los que queremos la eliminación de las autonomías (o por lo menos la reducción de su poder).

La mayoría de la gente ve como algo bueno que cada comunidad tenga su parlamento, sus leyes incluso su embajada.

Si no, no me explico como hemos llegado a donde estamos.

MJ

Bucan dijo...

MJ, probablemente la mayoría de la gente no asocia a las Autonomías con lo que está pasando. Las Autonomías son para ellos las que "dan" educación, sanidad, fiestas, etc... No se percatan de a qué coste. Ni siquiera se percatan de que han controlado a las Cajas y las dejaron quebradas.

Candela dijo...

Los "idearios" están trasnochados. Un buen político debe ser un buen gestor de los bienes públicos, lo demás son chorradas. Que pena que Mario Conde no se presente, arrasaría.

Bucan dijo...

Candela, justo lo que no abunda entre la clase política de España. Los que no son incompetentes son trincones.