Secretos del Presidente de Corea Norte | Sobaco Global


No te creas todo lo que piensas. Cuanto más tonto es uno, más listo se cree.
NO CONFÍES
DEMASIADO
EN TU
IGNORANCIA

Secretos del Presidente de Corea Norte

secretos-presidente-corea-norte
Un par de secretos del Presidente de Corea del Norte han sido desvelados. El dictador comunista emplea un ordenador Apple, con lo que se ha descubierto que viola los términos de uso de dicha marca. Cuando se carga el sistema operativo hay que dar la conformidad a dichos términos, que dejan claro que el aparato no se puede usar para vulnerar las leyes norteamericanas ni para diseñar misiles o armas nucleares.

Por si no fuera poco con las amenazas realizadas en Abril de 2013 por el Presidente comunista de destruir ciudades norteamericanas con sus armas, lo que le exponía a una violenta respuesta norteamericana, ahora si que se ha metido en un buen lío. No sabe bien lo que es vulnerar los acuerdos de Apple. Algunos mantienen que probablemente marcó la casilla de que estaba de acuerdo con los términos de uso sin haberlos leído. Veamos el contrato de Apple:




Por otro lado, se ha averiguado otro secreto. Sobre la mesa del Presidente están tres teléfonos alineados. Se ha sabido que son los teléfonos de emergencia para suministro de donuts, pasteles o galletas. Están atendidos las veinticuatro horas del día, en un línea caliente de conexión con su cocinero particular. Ahora se explica que sea el hombre más gordo en su famélico país, al que el comunismo ha arruinado hasta los cimientos, como sucede en todos los lugares donde se instala.




Otros artículos de política:
Crítica feroz al socialismo del PSOE
Mujer fiscal atractiva y machismo
Mientras tanto: crisis Corea del Norte


Agrégame a tus Favoritos

Compartir aumentará tu karma:




Más vistos hoy:

2 comentarios :

Insignificantius dijo...

No seas cruel bucan, el ordenador lo usa para pedir pizza sin mas, es mas, le habran creado un acceso directo a tal efecto, no creo que este animalito de para mas...

El Periódico de El Prat dijo...

En el país de los flacos, el gordo es el rey