Timo fantástico a Napoleón | Sobaco Global


No te creas todo lo que piensas. Cuanto más tonto es uno, más listo se cree.
NO CONFÍES
DEMASIADO
EN TU
IGNORANCIA

Timo fantástico a Napoleón

timo-jugador-ajedrez-napoleon
El timo fantástico que le hicieron a Napoleón fue el de invitarle a jugar contra el famoso autómata El Turco en Viena. En realidad, había un complot para secuestrarle durante su visita a la ciudad, pero el complot fracasó. Como se sabe, el autómata jugador de ajedrez era un bluff: dentro de la mesa sobre la que estaba el tablero había un diestro maestro del juego.

Pero lo que quiero destacar es la audacia del hombre que se metía dentro de la mesa para engañar a Napoleón y a otros reyes y personalidades que también aceptaron el desafío de intentar ganar a lo que presentaba como una máquina capaz de pensar.

Parece sencillo despachar el tema con que dentro de la mesa había un jugador de ajedrez. El sistema era realmente ingenioso y laborioso. Una serie de hilos y poleas permitían mover los brazos del Turco (así era como estaba vestido el autómata) para que a su vez desplazara las piezas sobre el tablero.


El jugador que estaba allí encerrado no podía ver apenas nada. Las piezas eran magnéticas y cuando se posaba una en una casilla, movía un resorte que advertía al jugador encerrado de que casilla y ficha se trataba. Entonces él, a tientas, en otro tablero que tenía dentro, marcaba la jugada. Y tenía que tirar de  los hilos que accionaban los brazos del Turco para mover a su vez pieza.




La dificultad del jugador camuflado:
Todo eso sin hacer ruidos. Hay que imaginarlo. El jugador allí encerrado, sin poder hacer ruido, ni estornudos, ni toses, ni ventosidades. A oscuras y jugando una partida contra Napoleón (y otros reyes y personalidades en otras ocasiones). Realmente alucinante.

El caso es que el jugador allí encerrado en la partida contra el Emperador francés se trataba de Allgaier, un maestro del ajedrez. Le derrotó a Napoleón tres veces. En la tercera y última partida, cuando el Turco le dio el jaque mate, el corso se encolerizó, se levantó y dio un manotazo a las piezas que salieron despedidas por todas partes.

Lo único que hubiera faltado es que hubiera descubierto que dentro de la mesa de juego estaba un hombre. Y no digamos si hubiera sospechado que todo formaba parte de una trama para entretenerle y ver de secuestrarle. Hubiera podido mandar pasar por las armas a Viena entera.

El inventor del engendro:
El inventor del engendro del supuesto autómata que pensaba y jugaba fue el ingeniero de Eslovenia Von Kempelen. La máquina se conocía también como Automatón y adquirió mucha fama por toda Europa y después en EE.UU., donde también se hicieron partidas de exhibición.

La clave era contratar a un maestro del ajedrez que estuviera dispuesto a jugar allí encerrado, en el cajón secreto de la mesa. Porque cuando se enseñaba el bajo de la mesa al público, se veían resortes y engranajes, no se veía que al fondo había un hueco para una persona.

Años sin descubrirse el truco:
Varios maestros del juego pasaron por esa máquina y ganaron partidas a otros campeones del ajedrez así como a Reyes, Emperadores y políticos. Puede parecer increíble que tanta gente se tragara que aquello era una máquina automática capaz de entender el ajedrez. Pero hay que tener en cuenta que en esos tiempos se desarrolló enormemente la fabricación de mecanismos complejos.

Todo tipo de artilugios sofisticados surgieron entonces. Cajas de música, calculadores matemáticos, pájaros que cantaban, bailarines que bailaban, etc. La ciencia y la ingeniería estaban avanzando mucho y se empezaba a pensar que todo era posible. El Automatón asombraba pero se consideraba plausible.

Pasaron muchos años antes de que se hiciera público lo que algunos ya sospechaban, que dentro del Automatón había una persona. Al final, uno de los maestros del ajedrez que jugó escondido en la mesa, lo contó a la prensa. Otra versión es que alguien que sospechaba que allí había un tío escondido, durante una representación pública gritó "fuego, fuego" y el jugador que estaba camuflado dentro de la mesa salió de estampida y todos lo vieron. Pero parece que lo más real es el chivatazo a la prensa.

Mérito enorme:
Pero el mérito de esa persona para jugar a oscuras, sin poder meter ruido y encima tener que accionar los hilos que desplazaban los brazos del Turco, ganando además la partida incluso a jugadores avezados, era enorme. Y la mente del ingeniero que construyó el artilugio, que no era nada sencillo, también es de tener en cuenta.

Otros artículos de tema histórico:
La mujer es más parecida al mono
Poner cuernos y derecho de pernada


Agrégame a tus Favoritos

Compartir aumentará tu karma:




Más vistos hoy:

3 comentarios :

Insignificantius dijo...

Magnifica historia... Casi da para una novela

Gracias Bucan!

Thesilversurfer66 dijo...

El ejemplo actual lo tenemos en las máquinas tragaperras..., todos sabemos que dentro de ellas hay un chino que controla las jugadas... ;), cuando esta llena, llama a otro chino y la vacía, jeje!

El Periódico de El Prat dijo...

Fue en aquella epoca cuando se invento el ordenador por la hija de lord Byron