Asesinato capo mafioso Galante | Sobaco Global


No te creas todo lo que piensas. Cuanto más tonto es uno, más listo se cree.
NO CONFÍES
DEMASIADO
EN TU
IGNORANCIA

Asesinato capo mafioso Galante

mafioso-acribillado
El asesinato del capo mafioso Galante fue llevado a cabo en 1979 por tres pistoleros enviados por el resto de familias mafiosas que estaban hartos del comportamiento de Galante. La historia del ascenso y caída de Galante es propia de un guión de cine negro. Se había impuesto como jefe de la mafia al resto de familias de la mafia y había acumulado una fortuna millonaria. La confianza que tenía en su posición le perdió.

Millonario con la heroína:
Galante se hizo millonario con la heroína, algo que no gustaba al resto de familias mafiosas que consideraban ese terreno como peligroso. El FBI consideró que Galante obtuvo beneficios anuales de más de trescientos millones de dólares, algo que pocas empresas norteamericanas podían superar en los años 1970.

asesinato-mafioso


El traslado de la heroína:
El metodo de Galante era básicamente simple. Sus hombres estaban infiltrados entre los trabajadores de carga y descarga de equipajes de los aeropuertos de Roma y de Nueva York. La droga procedente de Sicilia llegaba a Roma. Cada día, los hombres de Galante metían dos maletas con 20 kilos de heroína cada una en un avión rumbo a Nueva York. Las maletas no pasaban por los controles habituales de carga, sino que los trabajadores mafiosos las introducían directamente en la bodega del avión.

En Nueva York, los mafiosos introducidos en los trabajos de descarga, sabían como eran las maletas de la droga y las hacían desaparecer sin que siguieran la ruta normal de los equipajes.

Cada día del año, como después pudo averiguar el FBI, entraban cuarenta kilos de heroína por el aeropuerto de Nueva York con destino a Galante.

Comprobación de la pureza de la droga:
Cuando Galante tenía dudas de la pureza de la droga no se andaba por las ramas. Sus hombres secuestraban a un vagabundo de la calle y le daban una sobredosis. Si moría, es que la droga era pura, no estaba cortada.

Distribución de la droga:
Las redes de distribución de droga en EE.UU. acudían a Galante para suministrarse. Éste cortaba la heroína pura añadiéndole un 30% de quinina para sacarle más provecho.

Invadió el terreno de los Gambino en las pizzerías.
Pero la codicia de Galante le llevó a querer disponer de su propia red de distribución y pensó en usar las pizzerías controladas por la familia Gambino. Dicha familia mafiosa mantenía el monopolio de distribución de productos a cientos de pizzerías norteamericanas: la harina, las aceitunas, el queso, el orégano, etc, debían comprarlo a los Gambino.

Pero los Gambino le dijeron a Galante que sus pizzerías no se involucrarían en la venta clandestina de heroína. Así que Galante ideó un plan. Comenzó a construir pizzerías al lado de las existentes de los Gambino. Cuando una pizzería de Galante estaba lista para ser abierta, la de los Gambino que estaba en la zona era incendiada por la noche.

Las pizzerías de Galante expendidotas encubiertas de droga se fueron extendiendo pero los Gambino tomaban nota aunque temían de momento enfrentarse directamente al jefe mafioso.

Galante forma su guardia personal:
Para protegerse de los jefes mafiosos y otros enemigos contrató asesinos sicilianos traídos de la mismo zona de Sicilia de donde era oriundo Galante. Estos comenzaron a encargarse de repartir la heroína en las pizzerías del mafioso. Consideraba que eran más duros y crueles que los gangster norteamericanos. Estos asesinos no tenían escrúpulos en matar policías, jueces, mujeres o niños, al contrario que los gangster yanquis. Cumplían las órdenes de Galante por salvajes que fueran.

Las familias mafiosas tradicionales que regían monopolios en el juego, prostitución, hoteles, distribución de mercancías, etc, consideraban que había ciertos límites que no debían traspasarse o las autoridades no serían tan condescendientes con sus negocios.

No era lo mismo que un político aceptase un soborno para encubrir una actividad de juego clandestino a que lo aceptase para encubrir una actividad de distribución de heroína. Y no era lo mismo matar a un mafioso descarriado que estorbaba que a un policía o a un niño: la reacción de la prensa y de las autoridades no sería la misma. Pero Galante no quería oir hablar de límites. De ahí que decidiera formar su propio equipo de pistoleros sicilianos.

Estos asesinos eran promocionados en la organización. Estaban entusiasmados y eran totalmente fieles. Galante estaba muy seguro con ellos. Dejó de llevar pistola encima. Pero los jefes mafiosos estaban hartos de Galante. Sobre todo la familia Gambino que se alió con la familia Bonnano. Una alianza funesta para Galante.

El asesinato:
El 12 de Julio de 1979 el chófer dejó a Galante ante un restaurante italiano que era de un primo suyo, Cabani. Dos guardaespaldas le escoltaban. Se pusieron a comer y de repente tres pistoleros aparecieron en escena y les acribillaron. El jefe mafioso cayó muerto con un puro en la boca. Su primo Cabani y otro que estaba con ellos también murieron.

Un coche estaba fuera del restaurante esperando a los tres pistoleros. El coche arrancó y les sacó de allí. Después, a unas manzanas, abandonaron el vehículo, que fue localizado por la policía.

Los dos guardaespaldas, de los asesinos sicilianos supuestamente fieles a rabiar, habían huído ante la llegada de los tres pistoleros: según se supo posteriormente, habían traicionado a su jefe Galante sobornados por los Gambino y Bonanno.

Galante había ido cosechando enemigos entre los jefes mafiosos. Ingresaba muchos millones de dólares practicando una agresiva red de reparto de heroína, algo que no gustaba en esos círculos. Y se había constituído en capo de capos a base de dar miedo a las otras familias mafiosas con sus asesinos sicilianos. Le consideraban un matón callejero que había medrado a base de carecer de escrúpulos. Era demasiado hasta para la mafia.



 Otros artículos de tema histórico:

Agrégame a tus Favoritos

Compartir aumentará tu karma:




Más vistos hoy: