Éxito tanques combate: efecto psicológico | Sobaco Global


No te creas todo lo que piensas. Cuanto más tonto es uno, más listo se cree.
NO CONFÍES
DEMASIADO
EN TU
IGNORANCIA

Éxito tanques combate: efecto psicológico

tanque-britanico-capturado
Hablando éxito de los tanques o carros de combate el efecto psicológico fue uno de los factores que influyeron en que ese arma acabara siendo adoptado por todos los ejércitos con el paso del tiempo. Fue en 1915 cuando el primer carro de combate operó en el campo de batalla en la Primera Guerra Mundial. El 15 de septiembre ese año, un tanque como el de la foto apareció por primera vez en el frente en el Somme.

Guerra de trincheras:
Los tanques de esos primeros tiempos eran poco fiables. Su principal objetivo era avanzar rompiendo las defensas de alambre de espino que existían en torno a las trincheras. La Primera Guerra Mundial fue fundamentalmente una guerra de trincheras. Las batallas por lograr romper las líneas enemigas eran sangrientas, como miles de bajas para poder avanzar a veces unos cientos de metros. Sólo en la Batalla del Somme murieron unos sesenta mil hombres en el primer día.

Batallas sangrientas y tanques defectuosos:
El comienzo de una ofensiva iba precedido de un intenso fuego de artillería. Cientos de cañones disparando durante varios días contra las trincheras enemigas para “ablandar” las defensas. Después se lanzaba la infantería al asalto pisando un terreno lleno de cráteres producidos por los abuses de infantería y de alambres de espino defensivos, muchas veces enfangados por las lluvias.

Se pensó que los tanques allanarían ese avance sobre terrenos impracticables para personas a pie. Podían hacerlo pero al final se encontrarían en terreno enemigo rodeados de tropas de infantería hostiles. De poco serviría el avance del carro de combate si no era acompañado de fuerzas de tierra.

Los tanques se estropeaban o no operaban bien en el terrno por problemas de motor o por mal diseño. Eran más bien lentos y un blanco fácil una vez que pasaban a través de las trincheras enemigas.

Primeros ataques masivos de tanques:
Los aliados frente a Alemania fueron los primeros empeñados en el uso de carros de combate y vieron que sólo su empleo masivo podía dar algún resultado. El 20 de Noviembre de 1917, los aliados lanzaron un ataque en Cambrai con unos cuatrocientos tanques. Lograron avanzar seis kilómetros en el frente enemigo.

El 8 de Agosto de 1918 se volvió a lanzar otro ataque masivo de unos seiscientos tanques en Amiens logrando grandes avances y rendición de tropas alemanas en lo que el Ejército alemán llamó un día negro.
  
Éxito por efecto psicológico:
Realmente las primeras intervenciones de tanques en los combates no fueron muy brillantes a título individual. Pero los mandos observaron un fenómeno: se producían rendiciones de tropas en las zonas donde atacaban tanques. Mientras lo normal era que las trincheras se defendieran hasta la muerte en encarnizados combates de hombres contra hombres, se producían rendiciones cuando los ataques iban acompañados de carros de combate.

Los psicólogos militares dedujeron que los soldados defensores de las trincheras consideraban indecorosa la rendición al enemigo cuando los que atacaban eran tropas de infantería pero no les parecía tan indecorosa cuando la rendición se producía ante unos cacharros de hierro que avanzaban metiendo gran ruido y disparando. Ese efecto psicológico fue lo que condujo a que se invirtieran recursos en fabricar esos monstruos de acero.




 Otros artículos:

Puedes leer:


Agrégame a tus Favoritos

Compartir aumentará tu karma:




Más vistos hoy: