Avión mal cargado se estrella: vuelo 628 LACSA | Sobaco Global


No te creas todo lo que piensas. Cuanto más tonto es uno, más listo se cree.
NO CONFÍES
DEMASIADO
EN TU
IGNORANCIA

Avión mal cargado se estrella: vuelo 628 LACSA

avion-error-acertado-piloto
Uno de los casos históricos en la aviación es el del vuelo 628 de LACSA de Costa Rica. Un Boeing 727 que iba desde Costa Rica hasta Miami con 24 personas a bordo, ocho tripulantes y 16 pasajeros, se estrella porque era un avión mal cargado. El capitán abortó el despegue después de haber superado la velocidad de no retorno porque observó que el morro del aparato no se levantaba lo necesario. En la foto anterior se ve un aparato similar al involucrado en el suceso. 

La decisión era en principio equivocada. Puede decirse que fue un error acertado del piloto. Una vez que se sobrepasa la velocidad de no retorno el aparato ha de despegar porque de otro modo no tiene pista suficiente para aterrizar y se saldrá de ella con consecuencias catastróficas. 

El Boeing 727 es un reactor trimotor con los tres reactores en la cola. Fue diseñado para poder llevar mucho pasaje en distancias cortas y medias usando aeropuertos que no tuvieran demasiada longitud. Extendiendo flaps y slats de las alas obtenía mucha sustentación lo que le permitía aterrizar o despegar en pistas más cortas: necesitaba menos velocidad para realizar esas maniobras. Fue un gran éxito de Boeing que fabricó más de 1.800 unidades. 

La cuestión es que sus tres motores en cola hacían que el centro de gravedad estuviera retrasado. Por ello la carga en las bodegas debía distribuirse de modo que compensara ese desplazamiento trasero del centro de gravedad. Pero sin pasarse.

En el caso que nos ocupa no se prestó demasiada atención a la carga de las bodegas y se puso demasiado peso en la parte delantera. Tampoco se prestó atención al pasaje, que aunque era poco, se sentó en la parte frontal. 

Centro de gravedad demasiado delantero:
En el momento del despegue el avión tenía el centro de gravedad totalmente desplazado hacia el frontal. Cuando aceleró sobre la pista y llegó a la velocidad de no retorno el capitán de la nave se percató de que no subía el morro, estaba pesado y decidió abortar el despegue en contra de la normativa. El copiloto siguió las instrucciones del capitán entendiendo también que el aparato no respondía como se esperaba.

La aeronave siguió a toda pastilla hasta acabar la pista, se salió de la misma y se estrelló contra una colina. Pero todos sus ocupantes lograron salir mientras las llamas consumían el aparato. Los dos pilotos y el ingeniero de vuelo se salvaron saliendo por las ventanillas de la cabina de mando.

Le dan la razón al piloto:
En las investigaciones posteriores Boeing dio la razón al piloto en su decisión de abortar el despegue a pesar de haber sobrepasado la velocidad de no retorno. De haber seguido con la maniobra de despegar se hubiera estrellado unos cientos de metros más tarde con consecuencias más funestas para el pasaje. El avión no podría haber volado con exceso de pesadez en el morro. Se calculó que hubiera necesitado el empuje de dos reactores más para poder levantarse.

No cabe duda de que hubo negligencia en tierra a la hora de controlar la distribución de la carga en ese Boeing 727, El exceso de peso colocado en la parte frontal del aparato hizo que éste no pudiera levantar el morro adecuadamente cuando había alcanzado la velocidad de despegue. Es paradójico que una aeronave que tenía de por sí desplazado su centro de gravedad hacia atrás por el peso de sus tres motores traseros acabara destrozado porque en el proceso de carga se pasaron de rosca con un exceso de carga delantera.

El suceso tuvo lugar en fecha 23 de Mayo de 1988.



Agrégame a tus Favoritos

Compartir aumentará tu karma:




Más vistos hoy: