Estafa del gigoló: machos incautos | Sobaco Global


No te creas todo lo que piensas. Cuanto más tonto es uno, más listo se cree.
NO CONFÍES
DEMASIADO
EN TU
IGNORANCIA

Estafa del gigoló: machos incautos

anuncio-gigolo
La estafa del gigoló se basa en la búsqueda de machos incautos. Se ponen anuncios que ofrecen sustanciosos pagos a los hombres que se apunten a ligar y tener relaciones con mujeres a cambio de una prestación económica muy sustanciosa.  

En Junio de 2016 se desmanteló en España una red de estafadores que practicaba este timo. A la cabeza estaba un hombre y dos mujeres, la esposa del hombre y su madre. Pero tenían a sus órdenes a más de sesenta personas que eran las que atendían los teléfonos y que estaban desperdigados por diferentes provincias.

Los beneficios que habían obtenido eran de varios millones de euros. ¿Cómo lo hacían?.

Así funciona la estafa:
Cuando el machote incauto llamaba por teléfono ofreciéndose a ser semental de féminas ardientes le atendía un telefonista que comenzaba por tomar datos personales. El truco está en que el teléfono es una línea de esas donde cada minuto tarifa una burrada.

El encuestador le pregunta al incauto cosas y más cosas mientras el tiempo pasa. Cuando ya ha pasado un buen rato el encuestador le dice al incauto que le van a pasar con otro teléfono donde le harán preguntas más personales. El nuevo teléfono era más caro por minuto que el anterior y además la línea del anterior seguía abierta y tarifando.

El nuevo encuestador animaba al incauto a contar lo muy machote que era y mientras el incauto desgranaba sus experiencias eróticas y las hazañas de su pepino, los dos teléfonos sumaban y sumaban euros.

Cuando el encuestador consideraba que el incauto ya estaba bien exprimido le decía que estuviera atento que ya le llamarían para entrar en acción. 


gigolo-estafado

Y allí se quedaba el incauto velando armas y sacando brillo a su cipote que creía pronto entraría en acción a base de trescientos euros la hora, que era lo que le habían prometido en el anuncio. 

El incauto no salía de su engaño hasta que, después de varios días sin que ninguna fémina requiriera sus servicios de pago, llegaba la factura del teléfono por varios centenares de euros.

gigolo-diversion



Agrégame a tus Favoritos

Compartir aumentará tu karma:




Más vistos hoy: