Secuestro surrealista de un fontanero | Sobaco Global


No te creas todo lo que piensas. Cuanto más tonto es uno, más listo se cree.
NO CONFÍES
DEMASIADO
EN TU
IGNORANCIA

Secuestro surrealista de un fontanero


secuestro-trabajador

Ha sucedido en California (EE.UU): el secuestro surrealista de un fontanero. Podría tratarse de un argumento de película de serie B o de humor negro. La pareja de la foto secuestró al hombre a principios de Diciembre de 2012. Lo llevaron a casa, le dieron una paliza y le amenazaron de muerte si no arreglaba el lavaplatos. Una vez que terminó con el aparato, viendo lo habilidoso que era, lo pusieron a arreglar una puerta y otras cosas, durante todo un día.


El fontanero obedecía sin rechistar. Estaba realmente horrorizado, según revelaría después. La pareja secuestradora decidió después que lo trasladarían a otra casa donde residían unos amigos para que también allí arreglara algunas cosas.

Fue durante el traslado al otro domicilio cuando el secuestrado pudo escapar. La furgoneta donde viajaban paró en una gasolinera para repostar y el hombre logró salir del vehículo sin que le vieran y acudir a la policía, que rápidamente detuvo a la pareja.

EXPLICACIÓN DE MOTIVOS
La pareja detenida, que está acusada de secuestro con empleo de violencia, explicó que tuvieron la idea después de que el fontanero hiciera una reparación en casa de la madre de uno de ellos. La madre no quedó satisfecha y el fontanero se negó a devolver el dinero. Enterados ellos del asunto, tuvieron al surrealista idea del secuestro y hacerle trabajar para ellos y sus amigos a la fuerza para resarcirse.

Otros artículos de curiosidades:
Cuidado donde pisas: accidente
Bebida: alcohol benefactor
Cirugía de nalgas de mujeres: problema
Accidente o asesinato en metro


Agrégame a tus Favoritos

Compartir aumentará tu karma:




Más vistos hoy:

2 comentarios :

Candela dijo...

Buena idea. Quizá yo también secuestre, un día de estos, a un domador de fieras y eso que me ahorro en ibuprofenos.

El Periódico de El Prat dijo...

Ah, siendo asi se comprende