Sueldos, supervivencia y entendimiento | Sobaco Global


No te creas todo lo que piensas. Cuanto más tonto es uno, más listo se cree.
NO CONFÍES
DEMASIADO
EN TU
IGNORANCIA

Sueldos, supervivencia y entendimiento

sueldos-entendimiento-supervivencia

Los sueldos y la supervivencia suelen incidir sobre el entendimiento. Se puede explicar por la Ley de Upton Sinclair, mostrada en la imagen adjunta. Si formas parte de un organismo para el que trabajas y te paga el salario, lo que entiendes y no entiendes está condicionado.

Un ejemplo es el de los políticos profesionales pertenecientes a partidos políticos. No quieren entender más que lo que su partido quieren que entiendan. En cada partido hay unas castas dirigentes que con el tiempo han establecido una red de intereses y corruptelas así como una ideología con la que captan los votos.


Todo en el partido pasa por ese tamiz de intereses, corruptelas e ideología. Cuando un partido toma una acción más bien dudosa o chapucera sobre algún problema, suele haber críticas de expertos alertando de esto o de lo otro. Muchos ciudadanos se preguntan que cómo en ese partido no entienden que están yendo por camino equivocado.

El motivo es que nadie en el partido lo entiende porque está en juego el sueldo, la supervivencia. Fuera del partido hace mucho frío. Y la postura de la mayoría de los políticos, empleados del partido, es la de sostenerla y no enmendarla. Naturalmente, no todos son incapaces de entender el error por ese motivo de miedo a perder el pesebre. Otros son incapaces de entenderlo por que simplemente son incompetentes.

Otros artículos relacionados con la política:
Las mascotas son cosas de blancos
Protestan desnudas contra Islam
Político que asó la manteca


Agrégame a tus Favoritos

Compartir aumentará tu karma:




Más vistos hoy:

3 comentarios :

fractalio dijo...

Así es, efectivamente. Pero no sólo en la política. En las empresas ocurre tres cuartos de lo mismo. Como se te ocurra insinuar que el cliente no tiene razón, se acabó la nómina. Y si eres autónomo, ya te puedes ir buscando otro cliente. El que paga, manda, mande bien o mande mal.

Candela Ca dijo...

En el fondo -y a veces en la forma- no somos tan diferentes a los animales, la razón no cuenta cuando está en juego la supervivencia. Lo que ocurre es que, una cosa es la supervivencia y otra vivir como un rajá besando culos.

El Periódico de El Prat dijo...

Es el conocido sindrome de Estocolmo, el empleador no deja de ser un secuestrador