Ligar gamberro: pinchar ruedas | Sobaco Global


No te creas todo lo que piensas. Cuanto más tonto es uno, más listo se cree.
NO CONFÍES
DEMASIADO
EN TU
IGNORANCIA

Ligar gamberro: pinchar ruedas

ligar-gamberro-pinchar-ruedas

Una forma de ligar a lo gamberro, por así decirlo, es el de pinchar ruedas. Es un método que usó un joven empresario japonés, Yoshihito, durante un año, 2012. Iba a los aparcamientos de los centros comerciales y esperaba a que aparcase una mujer que a él le pareciera deseable. Cuando ella entraba en el comercio, él pinchaba una rueda del vehículo que la mujer había dejado en el parking.

Después esperaba en su propio coche a que la víctima apareciese. Cuando la mujer iba a entrar en el vehículo, el hombre hacía que pasaba por allí como quien no quiere la cosa e indicaba, “anda, si esa rueda parece que está pinchada”.


Entonces la mujer se echaba a las manos a la cabeza al comprobar que así era pero allí estaba el caballero salvador que iba a ayudarla a cambiar el neumático. Yoshihito se ponía manos a la obra e iba mientras tanto confraternizando con la dama. Ella estaba impresionada por aquél caballero andante que cambiaba ruedas y al final, le daba su teléfono o iba al catre directamente con él en algunos casos.

¿Cómo le descubrieron?.
La actividad ligona gamberra del joven empresario era tal que se estima que pinchó más de mil neumáticos. O sea, que conoció a más de un millardo de mujeres. No es raro que de repente surgiera una casualidad.

Una mujer “pinchó” en el parking de un centro comercial y le contó a una amiga cómo había salido del apuro gracias a un amable caballero que le cambió el neumático. La otra, al escuchar aquello, le respondió que ella también había “pinchado” en ese centro comercial y que la descripción del caballero andante era similar a la del que le había ayudado a ella.

Total, que una le enseñó la foto del caballero a la otra y comprobaron que era el mismo. Se dieron cuenta de que habían sido víctimas de un timo de ligue. Y fueron a denunciarlo. La policía interrogó al joven empresario que se vino abajo y confesó todo, como se beneficiaba a una gran cantidad de damas en apuros que recompensaban su generosa ayuda dejándole holgar con ellas.

A raíz de que se dio publicidad al caso, más mujeres presentaron denuncias por haber sido seducidas de mala manera por aquél ligón que además les había fastidiado una rueda, con el coste económico que conllevaba.

Parece ser que el ligón está tratando de llegar a un acuerdo con las damnificadas que ha puesto denuncia para evitar ir a juicio a cambio de una compensación económica.

Otros artículos de curiosidades:
Ligar peligroso: mujer ladrona
Adivinanza: relación entre dos fotos
Mujeres habladoras y fotos memes
Los hombres calientan a las mujeres


Agrégame a tus Favoritos

Compartir aumentará tu karma:




Más vistos hoy:

2 comentarios :

El Periódico de El Prat dijo...

La avaricia rompe el saco

Insignificantius dijo...

No se menciona si el ligon era un empresario del sector del automovil... Vamos que si vendia ruedas jajaja