Masoquismo peligroso: traseros morados | Sobaco Global


No te creas todo lo que piensas. Cuanto más tonto es uno, más listo se cree.
NO CONFÍES
DEMASIADO
EN TU
IGNORANCIA

Masoquismo peligroso: traseros morados

masoquismo-peligroso-moratones-trasero

El masoquismo peligroso se manifiesta cuando los participantes o alguno de ellos se lo toma en serio más allá de meras simulaciones fantasiosas, con el resultado de traseros morados como los que se muestran en imágenes aquí. Como se sabe el masoquismo consiste en encontrar placer en el dolor o en la humillación. Toma su nombre del escritor Von Sacher-Masoch el cual escribió la novela “La Venus de las Pieles”, en la cual narra una historia en la que un hombre se convierte voluntariamente en esclavo de una mujer para que ella le trate con dureza, castigos y desprecios.

En realidad esa novela es autobiográfica. Masoch, cuando era ya escritor reconocido, recibió la visita de una mujer, Wanda, que se dedicaba a escribir y dijo querer saber la opinión del escritor sobre su estilo de escritora. De ahí salió una relación en la que Masoch convenció a Wanda en que lo aceptase como esclavo firmando un contrato de seis meses. Posteriormente ella escribiría que él la había corrompido.


Se fueron a Venecia, para no ser reconocidos en su ciudad de residencia y Masoch se hacía pasar por el criado de Wanda. Ella le trataba como a tal, le daba órdenes humillantes y le inflingía castigos físicos. Esos sucesos, novelados, es lo que plasmó después en la Venus de las Pieles.

Ello dio lugar a que el masoquismo se hiciera más abierto socialmente y se convirtiera en un fenómeno sociológico más. Algunas personas empezaron a querer experimentarlo. Si bien hay personas que padecen alguna anomalía que les hace encontrar placer en el dolor, la mayoría hace acercamientos al masoquismo más bien como fantasía erótica y los castigos que su pareja le inflinge durante la relación suelen ser comedidos. Es más la imaginación con la representación de las escenas de humillación lo que les provoca estímulo erótico.

Pero si en esos juegos masoquistas el que castiga se deja llevar por impulsos sádicos o bien atiende a las instrucciones del masoca al que está azotando para que le atice más fuerte, pueden producirse lesiones serias, como sucede en las fotos que se muestran aquí, en que esas mujeres acabaron con los traseros amoratados.





Otros artículos de sociología:
Feministas feas resentidas
Millonario busca novia con poco éxito
Timo videntes: adivina condenada



Agrégame a tus Favoritos

Compartir aumentará tu karma:




Más vistos hoy: