Timo videntes: adivina condenada | Sobaco Global


No te creas todo lo que piensas. Cuanto más tonto es uno, más listo se cree.
NO CONFÍES
DEMASIADO
EN TU
IGNORANCIA

Timo videntes: adivina condenada


timo-videntes-advino-mago
Hablaré un poco del timo de los videntes y del caso concreto de una adivina condenada. La estafa consiste en que un supuesto brujo que dice tener capacidades de ver el futuro, de hablar con los muertos y cosas similares consigue sacarle el dinero a su víctima con objeto de mejorarle dicho futuro, de ponerse a bien con un fallecido o cualquier otro beneficio.

Visitar a un vidente puede ser una terapia para una persona. Muchos actúan como consejeros que con sentido común, simulando tener poderes extraordinarios de videncia, aconsejan lo que estiman más conveniente para los problemas que les exponen sus clientes. Pero otros no.

Las brujas y brujos pillos lo que hacen es inculcar en su “cliente” que la causa de sus males vienen de que está poseído por el diablo o algún mal espíritu y que ha de ser limpiado. Y para ello, hacen falta conjuros y algunos materiales que son muy difíciles de conseguir y muy caros. Entonces el “cliente” pasa a ser víctima paganini.


Adivina condenada por estafa:
Veamos un caso que sucedió en Nueva York en que la vidente le timó a otra mujer más de seiscientos mil dólares.

 Janet M. era una supuesta vidente que un día recibió una visita de una mujer que acudía para exponerle sus inquietudes espirituales. Janet explicó a esa mujer que había entrado en contacto con el más allá y que una de las abuelas fallecida no dejaba de sollozar porque su nieta estaba poseída por el diablo.

Para librarla de la posesión diabólica necesitaba conseguir productos especiales y para ello la víctima debería proporcionarle dinero. Primero fueron cantidades de seiscientos dólares. Durante un año, las visitas continuaron y la víctima recibía a cambio de su dinero un mejunje que lo que parece que contenía según se supo en el juicio posterior por estafa era agua, aceite y sales.

Total que después de que tenía totalmente engatusada a su crédula víctima y había recibido cantidades periódicas de dinero, Janet decidió dar el golpe final. Habló de que tendría que ir a una montaña lejana a hacer conjuros más eficaces con productos muy caros. Y le pidió a su víctima que le ingresara sus ahorros, de unos seiscientos mil dólares.

La víctima ingresó el dinero y al cabo de unos días, quizás por advertencias de amigos y familiares, comprendió que estaba siendo víctima de un timo y lo denunció. En el juicio, la maga Janet alegó que su clienta necesitaba protección contra las posesiones maléficas y que ella se la daba. Y que el dinero se lo había entregado voluntariamente.

El fiscal alegó que lo que había hecho la bruja Janet era un robo, porque aunque el dinero fuera entregado voluntariamente, era producto de un fraude. Expuso que “cabía considerar a Janet como una consejera espiritual pagada pero que había cometido un engaño punible como si lo hubiera cometido un abogado, un contable o cualquier otro oficio en que se gane la confianza del cliente. Abusar de esa confianza para sacarle dinero es un robo”. La bruja Janet fue condenada.

O sea, que visitar videntes, brujos, magos y similar, puede ser inofensivo e incluso beneficioso para algunas personas crédulas siempre que ellos actúen como honrados consejeros. Pero el peligro es que se aprovechen de esa credulidad para imbuir en la persona que les consulta el estar poseídos por algún espíritu maligno o padecer mal de ojo: entonces, la persona interioriza esa creencia y acaba en manos del supuesto curador que procederá a sacarle todo el dinero que pueda.

Otros artículos de sociología:
Profesora sensual pierde empleo
Mujeres sin ropa y machismo
Vende virginidad cara


Agrégame a tus Favoritos

Compartir aumentará tu karma:




Más vistos hoy:

1 comentarios :

Jota Uve dijo...

Qeu por otro lado es lo mas probable