3 chistes borrachos: apuesta y vómito | Sobaco Global


No te creas todo lo que piensas. Cuanto más tonto es uno, más listo se cree.
NO CONFÍES
DEMASIADO
EN TU
IGNORANCIA

3 chistes borrachos: apuesta y vómito

chiste-problema-bebida
Después del chiste meme anterior contaré 3 chistes de borrachos: el de la apuesta, el del vómito y el del hombre magullado. Veamos el primero. Dos amigos han tomado copas de más en un bar y comienzan a dar las noticias en el telediario de la noche. Comienza mostrando aun suicida que está en la ventana de un piso elevado. Uno de los borrachos dice al otro que le apuesta cien euros a que no se tira. El otro acepta la apuesta. Y se ve en la tele como el suicida se lanza al vacío y se estrella contra el suelo. El que ganó la apuesta le dice al otro que jugaba con ventaja porque ya había visto la noticia en el telediario del mediodía. El otro borracho le contesta: “Yo también lo había visto. Pero no creí que se tiraría otra vez”.



Y ahora el chiste del borracho y el vómito: Un hombre casado se va al fútbol con los amigotes y al final del partido, para celebrar la victoria de su equipo, se van de copas. El hombre coge una borrachera de miedo y al final, de madrugada, los amigos tienen que llevarlo hasta su casa. La mujer le espera con un cabreo de mil demonios. El hombre se acuesta en la cama y se queda dormido. Al día siguiente la mujer le pregunta que cómo tiene la jeta de venir a casa en ese estado, con toda la camisa llena de vómitos. El marido le explica que es que en el estadio un borracho le vomitó encima. Y la mujer le responde: “¿Sí?. Pues además se cagó dentro de tus pantalones”.

Ahora, un par de memes más y al final, la historieta que falta:

chiste-esposa-juerguista


chiste-cuchara-taza

Vamos con el chiste del hombre magullado: Dos amigos estaban en el bar tomando copas y uno de ellos está todo lleno de golpes en la cara y cabeza. El otro le pregunta que de qué son y el magullado le explica que la raja en la cabeza se la hizo una pezuña de jirafa, y el moratón de la cara, de una patada de caballo. Y el golpe del brazo, de un cuerno de rinoceronte. El amigo escucha asombrado y le pregunta que si es que estuvo en un safari africano. El magullado le responde: “No, es que fui a la feria, estaba borracho, me subí a un tiovivo, me caí y después de todos esos golpes, por poco me atropella el coche de bomberos”.




Agrégame a tus Favoritos

Compartir aumentará tu karma:




Más vistos hoy: