Caso asesinato Asunta: mapas del suceso | Sobaco Global


No te creas todo lo que piensas. Cuanto más tonto es uno, más listo se cree.
NO CONFÍES
DEMASIADO
EN TU
IGNORANCIA

Caso asesinato Asunta: mapas del suceso

caso-asesinato-asunta-mapa
Aquí muestro los mapas del caso del misterioso asesinato de Asunta Porto Basterra, la niña de origen chino y adoptada por el matrimonio Rosario Porto y Alfonso Basterra en Santiago de Compostela. Los que sigan el caso pueden orientarse con estos mapas sobre la situación de los sucesos. Marcado como "A" está la finca de los Porto en Teo. Y marcado como "B" indica la pista laboral donde fue encontrado el cuerpo asesinado. 

Aviso de desaparición:
El juez y el fiscal decretaron la prisión provisional para Rosario Porto, la madre de la niña y al poco, para el padre, Alfonso Basterra. La madre acudió a la policía sobre las 22:30 horas del día 21 de Septiembre de 2013 para avisar de que su hija Asunta había desaparecido. Expuso que la había dejado sola en su piso de Santiago de Compostela y que al regresar sobre las 21:30 horas, la niña no estaba.


En la pista lateral a la carretera AC.841 que lleva a Teo y a Santiago fue encontrado el cuerpo de la niña asesinada.

 Aparición del cadáver:
Sobre las 01:15 horas del 22 de Septiembre (madrugada del domingo), apareció el cadáver en la pista forestal de Feros-Cacheiras, a unos cinco kilómetros de la finca familiar de los Porto en Teo. No había indicios de violación ni de violencia física más allá de que había sido atada de pies y manos. Las cuerdas de color rojo con que había sido amarrada estaban al lado del cadáver. El caso era de la jurisdicción de la Guardia Civil. 


Declaración del que encontró el cadáver:
Uno de los dos hombres que encontraron el cuerpo de Asunta declaró lo siguiente: 
-"Pasamos para delante y dije que tenía que ser un cuerpo y como no había mucha luz, con el móvil encendimos y vimos que era el cuerpo. Pensé que alguien nos estaba observando y en un primer momento continuamos. Por miedo y porque no pensábamos que íbamos a encontrar un cuerpo así".
-“La niña tenía sangre en la nariz, una pierna estaba en una postura que no me parecía normal, la chica estaba meadita y la expresión que le vi fue de sufrimiento. Las cuerdas estaban en la parte izquierda de la niña… El 061 se puso en contacto con mi compañero y le pidieron que tocara el mentón pero el cuerpo ya estaba frío. Nos dijeron que nos separáramos del cuerpo”.

Mentiras en la denuncia de desaparición:
La Guardia Civil comenzó a revisar cintas de video con grabaciones de la calle y encontró una donde se veía a Rosario Porto con su hija en un coche camino de la finca familiar de Teo, en las afueras de Santiago. Y a una hora, sobre las 18:20, cuando según la denuncia de desaparición la niña debería estar en casa sola.

Dado que si unos padres acuden a denunciar la desaparición de su hija es para que la policía proceda a buscarla y por ello procuran dar los datos más precisos y veraces que recuerden sobre el último lugar donde la niña estuvo y que en este caso Rosario Porto había mentido, las sospechas de la Guardia Civil recayeron sobre ésta.

Los padres se niegan a declarar:
Al ser detenida la madre y llevada a los calabozos de la Guardia Civil, se negó a declarar. Ello induce aún más sospechas ya que raramente las personas inocentes se niegan a declarar. Más bien están ansiosas de exponer su versión de los hechos tratando de demostrar su inocencia y que se subsane el error. Y más teniendo en cuenta que el objeto de la declaración sería ayudar para encontrar al asesino de la niña.

En la localización de desaparecidos es vital saber el último lugar donde fueron vistos puesto que es desde ahí donde deben orientarse las pesquisas. Por ello es fundamental la colaboración de los más allegados o personas que estuvieron con ellos por última vez. Si un padre no colabora verazmente con la policía induce a ésta a pensar que está implicado. No tiene sentido ir a buscar ayuda policial para que te ayuden a buscar a un desaparecido y mentir sobre los hechos que han de ayudar a encontrarlo.

Cambio grosero de versiones:
Según el juez Taín, instructor del caso, la madre de la niña cambió la versión dada cuando acudió a la policía de Santiago para que buscaran a la niña. Al saber que había sido grabada con una cámara de video en el coche con la niña, dijo que no la había dejado en casa, sino que la había llevado a la finca de Teo y que allí Asunta había dicho estar mareada y entonces la llevó de regreso a Santiago, dejándola en una calle. En otra declaración posterior volvió a matizar la versión. Dijo que la niña, al llegar a la finca de Teo, le pidió regresar a Santiago porque tenía que estudiar. Entonces la llevó de regreso y la dejó en una calle que no recordaba aunque si recordaba la hora: las 19:10 horas. El juez consideró en un auto que la sospechosa cambiaba groseramente las versiones intentando adaptarlas a los hechos que se iban averiguando durante la investigación.

Presunción de inocencia:
Naturalmente, a pesar de estos indicios culpatorios desde el punto de vista policial y del sentido común, los padres de Asunta son inocentes mientras no se demuestre lo contrario en sede judicial:  tanto el juez instructor como el fiscal, con ayuda de la Guardia Civil encargada del caso, han de investigar y reunir los indicios que señalen la culpabilidad o no en el posterior juicio.

Inocentes o no, más o menos culpables, el comportamiento de los padres de la niña, de escasa colaboración con la Guardia Civil, el juez y el fiscal, en pro de encontrar al asesino o asesinos de Asunta, no les deja en buen lugar.


La zona es bien conocida por los lugareños ya que en las immediaciones de la pista forestal donde apareció el cadáver de Asunta hay una estación fija de ITV (Inspección Técnica de Vehículos). Y entre esos edificios que se aprecian se encuentra un club de copas, que es hacia donde se dirigían dos hombres pasadas la una de la madrugada del domingo cuando los focos del coche (iban por la pista forestal porque el que conducía había perdido los puntos del carnet) alumbraron algo en el lateral del camino que les pareció una persona tumbada en el suelo. Desde Santiago de Compostela se llega a dicha ITV por la AC-841. Es un trayecto de unos 15 minutos.

El día 21 de septiembre de 2013, a partir de las nueve de la noche ya había oscurecido. La Luna estaba aún oculta hasta algo más de las diez, por lo que la oscuridad en esa zona boscosa de pistas forestales sería grande. A partir de las diez fue apareciendo la luna (casi Luna llena, pues fue llena dos días antes). Serían sobre la una de la madrugada del día siguiente, domingo, cuando la Luna empezó a alumbrar desde lo alto.

Noticia de prensa donde se informa que Asunta fue drogada, atada y asfixiada. La repercusión del caso en los medios fue tremendo. Televisión y prensa hicieron un seguimiento exhaustivo del caso batiendo quizás un record histórico.

Esa frase fue escuchada en el calabozo de la Guardia Civil de Santiago donde los padres de Asunta estuvieron detenidos durante las primeras horas hasta pasar a disposición judicial.

La niña iba en el coche con su madre a las 18:24 horas de esa tarde del sábado en que fue asesinada. El coche iba rumbo a la finca familiar de los Porto en las afueras de Santiago. A partir de aquí y hasta que regresó a su casa sobre las 21:30 horas, la madre no tiene ninguna coartada firme sobre lo que hizo. Los forenses estiman que la niña fue asfixiada antes de las 20:00 horas de ese sábado.



Dos forenses declararon en el juzgado que la mancha de semen no estaba en la camiseta cuando ellos la analizaron después de aparecer el cadáver de la niña. De ello se deduce que la contaminación tuvo que producirse en el laboratorio central de análisis de Madrid, tal como mantuvo el juez, el fiscal y los investigadores desde el primer momento.

El semen fue contaminación del laboratorio:
El juez ha dictaminado que hay suficientes indicios de que hubo contaminación de ADN en el Laboratorio de Criminalística de la Guardia Civil, quedando demostrado que con las mismas tijeras con las que cortaron el preservativo del joven colombian cortaron también la tela de la camiseta de Asunta. En uno de los recortes aparece ADN del colombiano y también de un guardia civil. Considera que debe archivarse la causa contra el joven colombiano, del mismo modo que no se ha considerado sospechoso al guardia civil cuyo ADN aparece en el trozo de tela cortado a la camiseta.  Aparte hace hincapié en que del análisis de los teléfonos móviles, se ha deducido que tanto el joven colombiano como su novia estaban en Madrid el día de los hechos.

Lo que aterra un poco a muchos es que un Laboratorio cometa tal error. Si ese joven colombiano viviera en Galicia, o peor, en Santiago de Compostela y no tuviera una coartada clara, se hubiera visto metido en un buen lío por un error de dicho centro de investigación. Y si ese error se produce en un caso tan mediático con la prensa encima continuamente como estaba, ¿qué puede pasar en casos más anónimos?. 

Parece que el abogado de la madre de la niña perdió los estribos ante la declaración de algún testigo que dijo algo que no le gustó.

Parte de las declaraciones de la mujer cuidadora de Asunta, en una exclusiva de Tele5. La niña pasó varios días del verano de 2013 en la aldea de la cuidadora.

La versión que durante la reconstrucción de los hechos ofreció Rosario Porto el 19-DIC-2013 sobre qué hizo el día en que fue asesinada su hija Asunta cambia por quinta vez con las que había dado hasta la fecha. Señala un nuevo emplazamientoen el que asegura que dejó a la niña tras ir la primera vez a Teo y regresar porque Asunta se lo pidiera porque se encontraba mal. Desde su detención, Rosario Porto ha declarado que aquel 21 de septiembre dejó a su hija en su piso de Doutor Teixeiro, en la plaza de Ponte Castro, y esta vez en el número 13 de República Arxentina, la misma calle en la que vivía su exmarido, Alfonso Basterra.

La abogada de Alfonso Basterra, padre de la niña asesinada, envió una notificación al juez instructor del caso de que el contrato del piso que ocupaba el padre vencía a final de año, por si querían registrarlo de nuevo antes de que fuera alquilado a otra persona. El piso fue registrado y sobre la mesa de la sala estaba el ordenador. Se sospecha que alguien lo dejó allí y que pudo borrar ficheros del mismo.

Rosario Porto declaró ante el juez que su marido se enteró de la relación que mantenía con un empresario gallego que estaba casado. Y le montó un follón por ello en casa, rompiendo incluso una puerta de una patada. Eso fue el motivo de la separación de ambos. Dice ella que su ex marido empezó a enviarle notas amenazadoras y él reconoció ante el juez que se encontraba alterado y que acudió a una consulta de psicología para tranquilizarse después de que su mujer le hubiera puesto los cuernos. Ella dice que su amante no la engañó, que ella sabía que estaba casado y tenía hijos. 

La foto inquietante de Asunta

Según han publicado los medios, en el ordenador del padre de Asunta se han recuperado algunas fotos eróticas de mujeres asiáticas pero lo que consideran la foto inquietante es una de la niña dormida y vestida con corsé y medias. Hay otras donde ella aparece dormida en la cama. Los investigadores califican esas fotos de poco apropiadas para un padre. 



JUICIO DEL CASO ASUNTA

El juicio con jurado popular se llevó a cabo en Octubre de 2015, casi dos años después. 

Después de unas tres semanas de sesiones fueron declarados el 30 de Octubre de 2015 por el jurado como culpables de asesinato ambos padres de la niña.

Dentro de las explicaciones que el jurado ha de dar para justificar la condena hay cierto barullo en el caso de Alfonso Basterra ya que indican cosas como que el padre podría ir a la finca de Teo en la parte de atrás del coche con Rosario y Asunta y que en la foto de la cámara no aparece porque los cristales de atrás son oscuros. Y que después pudo regresar antes que Rosario a Santiago para afianzar su coartada de que se había quedado toda la tarde en casa. 

O sea, se meten en un charco jurídico ya que en principio ha de suponerse la inocencia del acusado y decir que "podría ser" no es una prueba que desmonte una coartada. Aparte de no explicar que medio de transporte usó Alfonso Basterra para regresar a Santiago si el coche se lo quedó Rosario hasta las nueve de la noche en que unos vecinos la vieron abandonar Teo.

Este charco jurídico y algún otro dará armas a la abogada de Alfonso Basterra para presentar un recurso ante el Tribunal de superior instancia.

Este es un caso donde no hay una prueba contundente: hay un sucesión de indicios que vistos con lógica conducen a convertirse en pruebas de que los padres drogaron a la niña en más de una ocasión y que finalmente la asfixiaron. Pero para describirlo hace falta una cierta pericia y técnica jurídica de la que los miembros de un jurado popular carecen.

Un hecho que llamó la atención fue que al final del juicio, antes de retirarse el jurado a deliberar, los acusados tenían derecho a hacer una última alegación y rechazan la oferta. No dijeron nada. Muchos dedujeron que si fueran inocentes hubieran aprovechado para proclamar que estaban siendo juzgados de forma errónea y que ellos no habían participado en los hechos: las personas inocentes están deseando proclamarlo a los cuatro vientos.



Imagen de los padres de la niña asesinada durante el juicio



Agrégame a tus Favoritos

Compartir aumentará tu karma:




Más vistos hoy:

31 comentarios :

Anónimo dijo...

Si se acepta que la madre Charo dejó a la niña a las siete y diez en una calle de Santiago, tuvo que aparecer rápidamente el hombre malo raptor y llevársela, darle una sobredosis de Orfidal, asfixiarla y trasladarla a ese camino vecinal donde apareció el cuerpo. Todo eso sin violarla ni pedir rescate por ella. ¿Para qué la secuestra y la mata?. Desde luego, Asunta tendría que haber muerto más tarde de las ocho que dicen los forenses ya que al hombre malo no le daría tiempo ha hacer todo eso en menos de una hora. Si esto es extraño también mosquea que la madre se acuerde de la hora en la que dejó a la niña en la calle, a las siete y diez como se apunta en el post y no recuerde dicha calle, ella que es de Santiago y conocerá muy bien la ciudad.

Anónimo dijo...

O sea, el raptor la secuestra en plena calle sin que los viandantes se percaten de ello, con la de gente que hay en la calle un sábado a las siete de la tarde con buen tiempo en Santiago, porque la niña se resistiría a menos que conociera al raptor y le da Orfidal, lo mismo con lo que ya la habían drogado en casa en dos ocasiones anteriores. La ata con cuerda roja como la que había en la casa de campo de la madre en Teo y la deposita a cinco quilómetros de esa casa de campo. No digo que sea imposible tal historia pero si que es improbable.

Pablo dijo...

Una teoría que se me ocurre de porqué la madre podría haber querido matar a la niña es porque en realidad quería librarse del ex marido Alfonso Basterra, del que se había divorciado pero que se había instalado muy próximo a donde Charo vivía con su hija. Si ella tenía un amante o amantes le podía resultar un incordio tener encima al exmarido y no se lo podía quitar en tanto la niña siguiera siendo el nexo de unión entre ambos. Si no es por la cámara de video que la graba en el coche con Asunta, oficialmente constaría que la niña se había quedado en la habitación de casa sola. Y allí había desaparecido. Aparece drogada con Orfidal y asesinada y el padre había comprado Orfidal en abundancia. Y era el que tenía acceso a la casa donde estaba la niña o bien la niña podría haber ido hasta casa del padre. De resultas, Asunta asesinada y el padre detenido como principal sospechoso. Los dos quitados de en medio de un golpe. Ya se que parece un argumento de película un poco rebuscado pero algo de eso podría haber. Que conste que no pretendo condenar a la madre, sólo apunto un posible móvil si se comprobara que ella es culpable o está implicada en el crimen. Tal como yo lo veo, Alfonso Basterra no tenía nada que ganar con la muerte de su hija, aparte de que la querría más o menos, ya que sin ella sus pretensiones de rehacer la convivencia con Charo se verían disminuídas, ya que se ha publicado que ella estaba el día anterior al crimen con una amante dándole al metesaca. La niña parecía el único lazo de conexión entre la madre y el padre.

bucan negro dijo...

Pablo:
Interesante teoría. Según eso, Alfonso Basterra pierde a su hija y pierde a Charo, con la que parece querer reconciliarse a pesar de que ella anda con amantes. O sea, no tendría nada que ver en el crimen porque le perjudica, aparte de lo que quisiera a la niña, como apuntas.

Lo raro de ese hombre es su comportamiento: no colabora en nada para ayudar a la búsqueda de los asesinos. No declara ante la guardia civil, se niega a declarar la segunda vez ante el juez, se niega a la reconstrucción de los hechos, está a la defensiva como si tuviera algo que ocultar,.. ¿Sospecha de su ex mujer pero quiere encubrirla?. Su irritación cuando le insinúan que pudo asesinar o colaborar en el crimen de su hija parece sincera. Pero su actitud de no colaboración con los investigadores induce a sospechas.

Luis dijo...

Bucan, es que parece que Charo y su abogado llevan la voz cantante, como si le hubieran dicho a Alfonso que cierre la boca para no entrar en contradicciones con lo que declare su ex mujer Charo. Porque si Alfonso dice yo no he hecho nada contra mi hija y yo no le he dado Orfidal, es como si estuviera acusando a su ex mujer de haberlo hecho, ya que Asunta estaba saturada de ese sedante y parece que tuvieron que dárselo entre las cinco y las seis de la tarde, unas dos horas antes de la muerte y a esa hora estaba con la madre, pues se supone que Alfonso estaba en su casa leyendo libros. Claro,está la posibilidad del hombre malo que apuntan en los comentarios anteriores, que la secuestra en plena calle y le da el Orfidal y todo eso, pero Alfonso podría haber declarado defendiendo esta teoría y no lo ha hecho. Raro. En mi opinión, el que no quiere declarar ante investigadores es que algo oculta. Si alguien es inocente del todo diría venga, preguntar lo que quieran, les contestaré lo que yo sepa. ¿No?.

bucan negro dijo...

Luis:
Racionalmente, si una madre le dice al padre que la hija común ha desaparecido, lo normal es que el padre le pregunte a ella que donde la ha dejado por última vez y que ella se lo diga. Y con ese dato vayan a la Policía o Guardia Civil para que les ayuden a buscarla. Y aporten todos los datos posibles que ayuden a su búsqueda. Si falsean en los datos que dan iniciales a los investigadores, cabe suponer que no quieren encontrarla o que están implicados en su desaparición. Ello levanta sospechas ya iniciales sobre los declarantes. Algo de eso hubo en este caso.

Una denuncia por desaparición de un ser querido no es un trámite como una denuncia de robo del carnet de conducir o un robo de joyas para reclamar un seguro, donde se da casi por sentado de que no se encontrará al ladrón pero se necesita el documento de denuncia.

Pero para declarar a alguien culpable hay que reunir suficientes indicios con hechos probados. Los delincuentes profesionales se suelen negar a declarar porque no quieren colaborar al esclarecimiento de esos hechos. Es como si dijeran al juez o la policía que "conmigo no cuenten, prueben ustedes los hechos si pueden". Un inocente suele estar ansioso por declarar y dar su versión sobre que ha habido tal confusión y tal otra. Es incapaz de estar en una celda de la Guardia Civil en silencio cuando no ha hecho nada punible sin desear contarlo a todo el que quiera escucharlo, y sobre todo a la Guardia Civil que lo ha detenido injustamente.

Que alguien no quiera declarar ante la Policía o la Guardia Civil no es una prueba de culpabilidad pero no cabe duda de que es un indicio de que algo oculta.

Lo que apuntas de que Alfonso no declare o no participara en la reconstrucción de los hechos y vaya a remolque de la defensa de su ex mujer para no entrar en contradicciones con ella parece lo más lógico. Es una postura a la defensiva que no favorece mucho su imagen, desde luego.


Anónimo dijo...

Los culpables suelen ir adaptando sus declaraciones a los datos que se van descubriendo en las investigaciones. Lo que declaran al principio, si es que declaran, va variando en cada etapa de la investigación. Pueden encontrarle explicación a cualquier indicio que se descubra en su contra, aunque suene incluso infantil o burdo. Esos cambios de hechos, de horarios, de explicación, no son pruebas en sí de culpabilidad pero son indicios que se suman a otros existentes. Por ello, la postura del abogado que defiende al acusado desde la postura de inocencia sin tener la certeza de que sea inocente, es arriesgada, ya que tendrá que ir cambiando las versiones sucesivamente, dando justificaciones que hay que encajar a martillazos. Si al final hay pruebas para condenar, es difícil esperar ventajas por eximentes. Los hay que prefieren defender al acusado desde la postura de reconocer la culpabilidad y buscar los eximentes posibles para reducir el daño de la condena. Son dos posiciones diferentes.

Anónimo dijo...

Supongamos que Charo dejó a la niña en una calle de Santiago a las siete y diez de la tarde como dice. No se acuerda de dicha calle pero sería céntrica, con gente, no va a dejarla en una calle vacía del extrarradio. En ese momento está al acecho el raptor que la secuestra.

- La niña ha de conocer al raptor ya que de otro modo no se dejaría secuestrar sin oponerse a subir al coche de un desconocido.
- El raptor la sube al coche y le da Orfidal, mismo sedante que emplean padre y madre de la menor.
- El raptor la ata con una cuerda roja similar a una bobina que está también en la finca de campo de Teo de los Porto.
- El raptor la asfixia y la lleva hasta la pista forestal que está en la zona de la finca de campo de Teo de los Porto.

Es decir, todos esos indicios que ligan el crimen con la madre de la niña podrían indicar que el raptor quiere implicar a Charo Porto y al mismo tiempo, indican que el raptor ha de conocer a la niña y muy bien a la familia para saber que empleaban Orfidal, que tenían esa finca en Teo, que en dicha finca había cuerda roja, etc.

Por ello encuentro absurdo que Charo y Alfonso intenten implicar al joven colombiano ese cuyo semen dijo el centro de análisis toxicológico que estaba en la camiseta de la niña. Ese joven se movía en el entorno de Madrid y no parece posible que conociera a Asunta ni que conociera todas esas interioridades familiares.

¿Y cómo ese raptor se encuentra con la niña que ya conoce en una calle en la que aleatoriamente dejó Charo Porto a su hija?. Tendría que ser una casualidad y montar el crimen sobre la marcha. ¿O bien era un contratado de la madre que esperaba a Asunta en esa calle?.

bucan negro dijo...

Anónimo:
Lo que razonas sobre un posible secuestrador que capta a la niña en la calle donde la dejó la madre es de una gran lógica. Si no conocía a Asunta, la niña no se hubiera dejado arrastrar a un coche sin cierta resistencia y sin duda mucha gente en la calle hubiera observado el hecho y lo hubiera recordado al saber que aparece muerta una menor en un bosque. Eso suponiendo que no hubieran intervenido para impedir el secuestro o hubieran llamado a la policía.

También opino que la maniobra de Rosario y su abogado para intentar cargar la muerte al colombiano de Madrid obedece más a un deseo de encontrar un culpable como sea que a algo que tenga fundamento. Sin contar con que si Rosario es hallada culpable finalmente, agravará la mala percepción hacia ella por haber intentado implicar a un inocente.

Anónimo dijo...

Si la madre había contratado a un matón para que esperase a la niña en una calle concreta de Santiago donde la madre la dejaría si cuadraría con que no quisiera contarlo en la denuncia ante la policía sobre la desaparición de Asunta. Diría que la dejó en casa por no revelar la calle donde la dejó a merced del matón contratado. Y esa calle bien podría ser solitaria y no céntrica para que no hubiera testigos. Aunque no veo porqué el matón contratado iba a emplear Orfidal, o la cuerda roja o dejar el cadáver en la zona de la casa de campo de Teo. Salvo que fuera un matón chapuzas.

Garfio dijo...

Le dais vueltas a un secuestrador en la calle pero analizar las declaraciones de la madre, que primero dijo que la dejó en casa, después que la llevó a Teo y la devolvió a una calle de Santiago porque la niña se sentía mal, después que la devolvió a Santiago porque la niña quería estudiar... Se observa que cambia la primera versión al saber que fue grabada con Asunta en el coche y dice lo de que volvió a Santiago porque la niña se sentía mal. Se da cuenta de que eso no cuadra del todo, ya que podría haber acostado a la niña en Teo y lo de dejar a una niña que se encuentra mal en la calle suena fatal. Entonces cambia la versión para decir que la niña quería estudiar y que la dejó en una calle de Santiago que no recuerda aunque recuerda perfectamente la hora. En fin, para mi, blanco y en botella. Aunque habrá que esperar al juicio para saber todos los detalles y si es culpable o no.

Anónimo dijo...

Lo lógico es que si fuera un secuestrador sádico el culpable hubiera ocultado mucho más el cadáver incluso con vistas a que no apareciese. Y casi con toda la seguridad la hubiera violado o pedido un rescate económico. Si el crimen está relacionado son su entorno familiar, la madre por ejemplo, lo dejaría más a la vista para que apareciese cuanto antes para no tener que soportar la desaparición prolongada con manifestaciones de gente pidiendo la búsqueda, emisión de cárteles con la foto, rastreos de vecinos organizados, etc. Estoy describiendo lo lógico, no quiero decir que sea una prueba en contra de la madre.

Anónimo dijo...

El centro de análisis ese de Madrid puede quedar como la cagona porque todo apunta a que el semen del colombiano no se contaminó en Galicia, que es lo que mantienen el fiscal, el juez y la guardia civil del caso. O sea, que ese colombiano no tiene nada que ver con este asunto. El centro de análisis de Madrid dice que descartado que allí se hiciera una contaminación en el laboratorio solo queda que la mancha viniera de Galicia. Aparte de que no estuviera bien esterilizado el tubo probeta donde se hiciera la prueba queda otra opción: que en el propio centro alguien haya colocado ese semen a propósito por dinero, por venganza y desprestigiarlo o algún otro motivo raro.

Anónimo dijo...

El señor abogado de la señora Porto incide mucho en el horario en que se depositó el cadáver. Eso no es relevante aunque casi con toda certeza se colocó en esa pista forestal antes de ir a denunciar la desaparición de la niña. Pudo hacerlo alguien posteriormente por encargo monetario u otro motivo. Lo que se trata es de quien drogó con lorazepan a Asunta y la asfixió y si la mayor o menor implicación de los padres en tal hecho.

Pablo dijo...

Eso que dice Rosario de que dejó a la hija en República Argentina 13 no tiene sentido ya que para volver a Teo, que es lo que dice que hizo después, ha de seguir recorriendo esa calle y hubiera podido parar más adelante para dejar a la niña más cerca de la casa de su padre o incuso de la casa de Rosario. Aparte de que apunta ella que volvió de Teo para dejar la niña porque esta se encontraba mareada y quería volver a casa. ¿Y mareada la deja en la calle?. ¿Porqué no la acostó en Teo?. ¿Porqué no la llevó a su casa o a casa del padre?. No sé si será la asesina, pero todo esto no huele bien.

Anónimo dijo...

La reconstrucción de los hechos de esa mujer no me lo creo: nadie deja a UNA HIJA MAREADA en la calle. Salvo pensando mal, que le haya entregado en esa calle a un compinche a la niña para que la liquide mientras ella da vueltas con el coche de aquí para allá sin parar casi hasta que la faena criminal esté hecha. Ya sé que todo el mundo hace a veces cosas raras e indebidas pero en este caso no me lo creo.

Luis dijo...

Anónimo, ese compinche que apuntas que pudo recoger a la niña en la calle ¿quién podría ser?. El colombiano del semen en la camiseta sería un buen candidato si no fuera porque ese día estaba en Madrid y no tiene coche además de que no han encontrado ningún lazo de conexión del hombre con los Porto ni con Galicia siquiera. ¿Que otro compinche podría prestarse a asesinar a una niña?. ¿Y el compinche iba a dejar a la criatura muerta tan cerca de la finca de la madre en Teo para comprometerla?. No lo veo claro. Lo más probable es que la madre mienta y no dejó a la niña en la calle o es una irresponsable total. Pero si la dejó de verdad y no hay compinche, ¿quién pudo secuestrar a la niña sin que la gente de la calle se diera cuenta?. ¿Y para matarla casi inmediatamente sin motivo sexual ni económico?. Habrá que esperar al juicio y las pruebas pero el asunto huele muy mal en contra de la madre de Asunta.

Anónimo dijo...

¿Y si ella, la madre, mató a la niña pero realmente no fue ella?. Me explico. Tiene doble personalidad y ese día de septiembre el otro Yo de Charo mató a Asunta. Después Charo no recuerda haberlo hecho. O lo hace vagamente y está protegiendo al otro Yo y de ahí esas confusas explicaciones en la reconstrucción de lo sucedido.

Anónimo dijo...

No sé cual será la implicación de la madre pero que oculta algo es seguro. Nadie inocente se niega a declarar durante el arresto por la Guardia Civil y la reconstrucción de los hechos ante el juez hasta que no tenga todos los datos del sumario. Y nadie inocente da cinco versiones de esos hechos. Es evidente que trata de ajustar su versión a los datos de ese sumario de investigación. Y ahora sale otra grabación o testigo que la ubica en otro sitio dirá ah, sí, es que se me había olvidado, fui una cuarta vez a Teo y pasé por ese lugar.

Marcos dijo...

No olvidemos que el semen sobre la camiseta es un indicador de que hubo asalto sexual aunque fuera sin penetración. Esa debería ser la línea básica de investigación antes de sospechar de la madre. Y como dijo el abogado de la madre, el principal sospechoso, el colombiano, incurrió en contradicciones en su declaración y dijo que no conducía pero la abogada del padre de Asunta presentó una foto donde estaba subido a un coche. Además, los padres dejaron desde el principio que registraran sus casas sin exigir orden judicial. ¿Lo hubieran hecho siendo culpables?.

bucan negro dijo...

Marcos:
Las entradas policiales iniciales en la casas de los padres de Asunta eran con motivo de buscar pistas sobre la desaparición de la niña y sus posibles secuestradores (algún signo de forzar puertas, de violencia, de contactos de Asunta con alguien que la hubiera citado en algún lugar, etc). Se supone que ellos acudieron a la policía para que les ayudaran a buscar a la hija desaparecida.

Pico dijo...

El abogado de la señora Porto es un figuras a mi modo de ver. Dice después de la reconstrucción de los hechos que su clienta “NO CAMBIA NADA LA VERSIÓN”. Como se sabe, ella dijo cuando avisó a la policía de la desaparición de su hija que la había dejado en su casa haciendo los deberes en Santiago sobre las siete de la tarde.

En la reconstrucción dijo que la había dejado en una calle céntrica de Santiago, a unos cientos de metros del domicilio familiar, mareada y sin teléfono móvil después de haberla llevado hasta la finca de campo de Teo. Y el abogado figuras apunta a Europa Press que “ella la dejó en casa, AL LADO DE CASA, ESE SERÍA EL MATIZ”.

Increíble. Menudo matiz. Dice que la deja en casa ante la policía y después que la pillan con una cámara de calle con la niña en el coche, cambia la versión a que la llevó hasta la finca y que la volvió a llevar a Santiago y la deja en la calle mareada. ¿De verdad cree ese abogado que eso es defendible?.

Conchi dijo...

Me cuesta trabajo creer que la madre matara a la niña pero claro, si tenemos que a las seis y media estaba la niña con la madre en la finca esa de Teo y antes de las ocho ya la habían asesinado, la tremenda pregunta es si alguien aparte de la madre tuvo tiempo para raptarla, drogarla y asesinarla en tan poco tiempo. Pobre niña Asunta.

Anónimo dijo...

Esa frase a Alfonso a su exmujer de que no perdamos la confianza uno en el otro que es la clave de nuestro éxito me suena patética. ¿De que éxito habla?. ¡Les acaban de asesinar a su hija dos días antes!. ¿Éxito en algún plan trazado previamente entre ambos?.

bucan negro dijo...

Conchi:
Los crímenes pueden achacarse a alguien porque hay pruebas contundentes contra esa persona o porque no hay posibilidad de que otra persona diferente haya cometido el asesinato. La cuestión que tú planteas de que si alguien pudo entre las seis y media y las ocho de la tarde ese sábado raptar, drogar y asesinar a la niña tendrá que dilucidarse en el juicio.

Anónimo dijo...

A mi modo de ver hay una cosa clara: desde las seis y media en que llegó a la finca de Teo con la niña en el coche y las ocho en que los forenses estiman como hora tope de muerte de la niña, la madre no tiene coartada. Sus cinco diferentes versiones de lo que hizo la convierten en sospechosa clara de implicación en el asesinato, sea como encubridora, como instigadora, como ejecutora... Supongo que eso se aclarará en el juicio.

Debasi dijo...

Cuando uno no cuenta la verdad durante la denuncia de desaparición de su hija y cuando da varias versiones posteriormente ante el juez, como dice el anónimo en el comentario anterior, se convierte automáticamente en sospechoso. El inocente no da diferentes versiones porque no tiene más que una, la de lo que sucedió. Desde un punto de vista policíaco esto es claro. Otra cosa es el aspecto judicial, que indicios se consideran pruebas, cuales se anulan por cuestiones técnicas por jugadas de los abogados o torpezas de la instrucción. Por otro lado, que unos padres se nieguen a declarar ante la Guardia Civil para colaborar en la búsqueda del asesino de su hija es insólito. Eso sólo puede tener un significado.

Anónimo dijo...

No entiendo bien la postura del padre si es inocente. No colabora con la investigación y se ha mostrado a veces chulesco y retador con los que están investigando el asesinato de su hija. ¿No quiere que atrapen al quien asesinó a su hija?. ¿O sospecha que fue su ex mujer Rosario y la quiere encubrir?.

bucan negro dijo...

Debasi:
La mentira en la denuncia de la desaparición sobre su hija es sin duda el primer indicio de sospecha sobre los padres de Asunta. Estoy de acuerdo con lo que apuntas: el inocente no puede dar más que una versión, la que tiene de lo que sabe.

Anónimo dijo...

No sé si habrá pruebas contundentes o no contra la madre de Asunta en el juicio pero se mire como se mire el comportamiento de esa mujer no es la de una madre a la que han asesinado a su hija. Y no me refiero a que llore más o menos, sino al modo con que se ha comportado frente a los investigadores que trataban primero de buscar a la niña desaparecida y después al asesino de la misma una vez que se encontró el cuerpo.

No se trata del caso del asesinato de un extraño donde algunas pruebas confusas te involucran y tratas de defenderte poniéndote a la defensiva contra los investigadores, sino del asesinato de un hijo. La defensa que hace la madre de Asunta en plan técnico, de intento de anulación de pruebas o de provocar confusión con ellas, como el asunto del semen que es evidente una contaminación del laboratorio, parece más la defensa de un ganster que lo fía a la anulación del sumario por errores judiciales que a una madre que quiere encontrar al asesino de su hija, a mi modo de ver.

Anónimo dijo...

No creo que el padre y la madre estuvieran de acuerdo en cometer el crimen. Para mí todo apunta a ella. Y él puede que la encubra o esté ocultando algo en su relación con la niña. No sé si me explico.