Misterio bombardero desaparecido desierto | Sobaco Global


No te creas todo lo que piensas. Cuanto más tonto es uno, más listo se cree.
NO CONFÍES
DEMASIADO
EN TU
IGNORANCIA

Misterio bombardero desaparecido desierto

misterio-bombardero-desaparecido

El misterio del avión bombardero desaparecido en el desierto es el de un B-24 que durante la Segunda Guerra Mundial fue dado por perdido sobre el Mediterráneo. Pero no había caído al mar. Nadie se imaginaba la odisea sucedida hasta que se encontraron sus restos muchos años después.

El avión norteamericano había partido de Libia en Abril de 1943 para una misión de bombardeo sobre objetivos militares en Nápoles junto a otros aviones similares. Una tormenta de arena hizo que se abortara la misión porque los visores de lanzamiento de bombas de los aparatos quedaron cegados.

En el regreso, se hizo de noche. Todos los aparatos aterrizaron en su base menos uno que lo hizo en Malta por falta de combustible y otro que no apareció. Lo dieron por derribado sobre el Mediterráneo y a su tripulación como muerta.

Pero en 1959, un  equipo que buscaba petróleo en el desierto libio encontró los restos del aparato. Estaban en bastante buen estado. Se veía que había planeado y aterrizado sin destruírse. Pero no había restos de la tripulación ni de los paracaídas.

Se avisó a los EE.UU. que enviaron una expedición para investigar. Por la numeración del aparato comprobaron que era el bombardero dado por perdido sobre el Mediterráneo. ¿Qué hacía a unos cuatrocientos kilómetros dentro del desierto de Libia?.


Un diaro aclara lo que pasó en el avión
Al no haber paracaídas, dedujeron que la tripulación había saltado. Se organizaron búsquedas por parte del Ejército del Aire norteamericano para encontrar los restos pero después de barrer cientos de quilómetros cuadrados no encontraron nada de los nueve tripulantes.

En 1960, otro equipo de búsqueda de petróleo encontró restos de cinco personas a unos ciento cincuenta kilómetros al Norte de donde se había hallado el aparato estrellado. Entre los restos había un diario que contaba las visicitudes sucedidas. Ocho habían saltado en paracaídas y el noveno tripulante lo hizo después, pero nunca se unió a ellos. No lo vieron.

Los ocho decidieron caminar hacia el Norte pero apenas tenían agua ni comida. Después de varios días de marcha, cinco perecieron. Eran los hallados. El resto siguió caminando pero fueron pereciendo. Buscando, los norteamericanos fueron encontrando los restos de todos los muertos. Menos el del que había saltado sólo, que fue encontrado más tarde por casualidad. Tenía el paracaídas puesto: no se había abierto y se mató contra el suelo al lanzarse.




Se investiga lo sucedido en el vuelo

El Ejército de EE.UU. hizo investigaciones para intentar comprender que había pasado con aquél vuelo al que creían derribado sobre el Mar Mediterráneo. El avión se había separado del resto del grupo y de noche, se había desorientado. Los sistemas de navegación entonces no eran muy precisos. El bombardero creía estar volando sobre el mar cuando en realidad ya había entrado en el desierto libio.

Se sabe que pidió una ayuda de posición a la base. La base disponía de una antena que marcaba el rumbo del aparato pero no permitía saber si se alejaba o se acercaba. Dieron por sentado que es que se acercaba desde el mar cuando en realidad se estaba alejando hacia dentro del desierto.

El rumbo que le dieron le conducía aún más tierra adentro. Había un error de 180 grados. La base creía que se estaba acercando desde el mar y el avión, de noche, creía estar volando sobre el mar hacia la base. Confusión fatal. Hay que tener en cuenta que de noche, volando a gran altura, el mar y el desierto no se diferencian a simple vista.

El bombardero siguió volando hasta que a unos cuatrocientos kilómetros de la costa, en pleno desierto, se agotaba el combustible. Decidieron abandonar el aparato con paracaídas. Creían aún que estaban sobre el mar, tal era el despiste que tenían. Se pusieron los chalecos y tomaron unos botes hinchables de goma con ellos. Para su sorpresa, cayeron sobre arena. Y en una trampa mortal. No había más que desierto en trescientos kilómetros a la redonda. Pero ellos no lo sabían porque no disponían de mapas de ese desierto. El noveno tripulante saltó después de los otro ocho pero su paracaídas no se abrió y se mató en la caída.

Saltar en paracaídas fue un error

El avión continuó su vuelo un rato hasta perder altura y aterrizar él sólo sobre la arena con relativamente pocos daños. De haber sabido que estaban sobre el desierto, probablemente hubieran intentado un aterrizaje forzoso en vez de saltar en paracaídas. Porque el avión llevaba agua a bordo y ello les hubiera permitido alguna supervivencia. Pero saltar con lo puesto salvo un poco de comida individual y una cantimplora de agua por persona en pleno desierto era una muerte lenta asegurada, que es lo que sucedió.

Basta ver que habían caído en una zona desértica por donde nadie pasó en quince años desde el accidente. Y una vez localizado el avión, tardaron meses en localizar los restos de los tripulantes. Es decir, aquellos hombres no tenían casi ninguna posibilidad de que hubieran sido rescatados. Estaban en medio del desierto en ninguna parte y además los habían dado por derribados sobre el Mediterráneo. Ocho habían sobrevivido pero por unos días hasta que murieron de sed.


Pueden verse algunos objetos abandonados en el suelo por los ocupantes del avión para librarse de peso durante su fatal marcha por el desierto. Se aprecia un chaleco salvavidas de los que se pusieron creyendo que se hallaban sobre el mar. 


  
Agrégame a tus Favoritos

Compartir aumentará tu karma:




Más vistos hoy: