Misterio cuchillo egipcio inoxidable | Sobaco Global


No te creas todo lo que piensas. Cuanto más tonto es uno, más listo se cree.
NO CONFÍES
DEMASIADO
EN TU
IGNORANCIA

Misterio cuchillo egipcio inoxidable

El misterio del cuchillo egipcio de acero inoxidable ha dejado de serlo. Fue encontrado dentro de la tumba del faraón Tutankamon, entre su ajuar funerario. Puede verse en la imagen anterior con su funda de oro. 

Lo que llamó la atención fue que después de más de dos mil años tenía la hoja sin apenas daños de oxidación y corrosión. Y un siglo después de haber sido descubierta la tumba, sigue igual. 

Es como si los egipcios hubieran sido capaces de generar un acero de alta calidad, lo cual es imposible ya que en aquella época Egipto estaba en plena edad de bronce.

El análisis moderno de la hoja del puñal descubrió que es una aleación de hierro, níquel y cobalto. Y eso quiere decir que no es una aleación creada en este planeta. Es de origen espacial: meteoritos metálicos no totalmente destruidos en su tránsito de la atmósfera terrestre acabaron impactando en el desierto.

Cuando un trozo de ese meteorito metálico era encontrado por alguien entre las arenas del desierto, era rápidamente vendido a la corte del faraón o a alguien muy poderoso. El valor de un pedrusco de esos era enorme, mucho más que el oro. 

El trozo de meteorito era calentado, golpeado y desgastado hasta que se le daba forma de hoja de cuchillo. Así que acabó formando parte de las pertenencias del faraón Tutankamón como muestra de poder y riqueza. Cuando éste falleció, fue enterrado con sus posesiones personales.

Sobre el hierro:
En Egipto no conocían entonces la forma de extraer el hierro de los minerales que lo contienen. Ni siquiera había minerales de esos en el país. Las armas de hierro se empezaban a fabricar ya en Anatolia a base de hornos de arcilla donde cocían a suficiente temperatura el mineral de hierro mezclado con carbón vegetal.

Pero en Anatolia estaba prohibido con la pena de muerte la revelación del secreto a gente de otras zonas así como la venta indiscriminada de armas. Sólo de forma esporádica entregaban alguna espada con motivo de intercambios diplomáticos con dignatarios extranjeros.

Las armas de Anatolia no tenían la pureza del acero de ese cuchillo egipcio propietario del faraón.

Mientras tanto:





Agrégame a tus Favoritos

Compartir aumentará tu karma:




Más vistos hoy: