Foto histórica del faro de la tormenta | Sobaco Global


No te creas todo lo que piensas. Cuanto más tonto es uno, más listo se cree.
NO CONFÍES
DEMASIADO
EN TU
IGNORANCIA

Foto histórica del faro de la tormenta

faro-tormenta
La que se ve aquí es la foto histórica del faro de la tormenta. Es muy conocida y se han hecho millones de grandes poster con ella. Cuando la vi por primera vez pensé que ese hombre, el farero, que aparece en la puerta rodeado por esa gigantesca ola tenía nervios de acero y estaba ahí contemplando el oleaje gigantesco por entretenerse.

Más tarde me enteré que ese hombre, el farero llamado T. Malgom, estaba realmente asustado. Nunca había sufrido un oleaje de tal magnitud. Una ola había arrancado la ventana de la sala donde veía la televisión y lo había destrozado todo. El farero había comunicado por radio a tierra lo que había sucedido y su deseo de que lo sacaran de allí.

Ese día, el 21 de Diciembre de 1989,  el fotógrafo Guichard había decidido tomar fotos del faro sometido a las olas de una gran tormenta. Para ello contrató un helicóptero que le llevó hasta ese de la foto situado en la costa de la Bretaña francesa. El farero, al oir el ruido del aparato sobrevolando la zona, abrió la puerta creyendo que es que le venían a buscar.


farero-tormenta


Fue el momento en que Guichard aprovechó para sacar sus fotos que tan famosas se harían. El farero Malgom se dio cuenta de la enorme dimensión de las olas que se echaban encima y cerró la puerta justo a tiempo de no ser arrastrado al mar embravecido. No pudo ser rescatado pero él y el faro sobrevivieron al oleaje monstruoso. En 1991 se automatizó el funcionamiento y ya no fue necesario que un hombre viviera dentro del mismo.


Aquí se ve la siguiente foto a la anterior. El farero se había dado cuenta de la gran dimensión del oleaje y cerró la puerta antes de que fuera arrastrado.

Como se sabe se construyen faros en la costa para advertir a los barcos en la noche de donde está la zona peligrosa de la costa, generalmente en los conocidos como cabos, entrantes de tierra en el mar. Además permiten al buque saber ante cual está: cada uno emite unas señales luminosas cortas y largas de forma repetitiva. El buque, consultando un libro de códigos, sabrá con certeza en la oscura noche en que lugar de la costa se encuentra. Cada faro además emite una señal de radio electromagnética que también lo identifica si el barco tiene un equipo receptor adecuado. 

Este faro fue comenzado a construir en 1904 y se tardó siete años, debido a las dificultades de construir en el mar con fuertes olas habitualmente. Se decidió hacerlo porque en esa zona solía haber naufragios de buques que durante la noche colisionaban con tierra. Uno de esos naufragios produjo 250 ahogados y fue lo que impulsó la construcción. Como pudo comprobarse aguantó bravamentes los grandes embites de olas gigantes. Y no cabe duda de que los fareros que vivieron en él eran hombres templados y valientes.


Agrégame a tus Favoritos

Compartir aumentará tu karma:




Más vistos hoy: