Super revolver y super tanque | Sobaco Global


No te creas todo lo que piensas. Cuanto más tonto es uno, más listo se cree.
NO CONFÍES
DEMASIADO
EN TU
IGNORANCIA

Super revolver y super tanque

revolver super arma
En un principio, en la búsqueda de armas mortíferas, se construyeron ingenios sorprendentes. Es el caso del super revólver y super tanque que vamos a ver. El revólver de 18 balas disparaba tres balas de cada vez. O sea, que su intención era tumbar al que tenías delante sin darle ocasión de que incluso herido pudiera arremeter contra tí. Pero era demasiado complejo para que tuviera éxito. El calibre de las balas exteriores era diferente de las interiores. Complicado. Y para tumbar a un tío patas arriba ya existía el Colt 45, conocido en el salvaje Oeste americano como El Pacificador. El calibre 45 tumba a un caballo.


revolver super arma
Vista del tambor de 18 balas. Las balas de la parte externa son de más calibre que las balas de la parte interna. Una complejidad más a  la hora de cargar el arma.




revolver antiguo pistola
Este fue el precursor del revólver. La idea de una pistola que no hubiera que recargar después de cada disparo. Que admitiera varias balas en un cargador. Evidentemente, no resultaba muy práctico éste arma a la hora de transportarlo encima de uno. Después vino la idea de hacer circular el cargador en forma de tambor, y después fue Colt el que comenzó a fabricar en serie revólveres fiables y relativamente fáciles de usar. Hasta que Colt empezó a fabricar revólveres en serie, cada agujero del tambor era recargado en forma de avancarga, con pólvora y una bala redonda de plomo. Después, atrás, se ponía el fulminante. Los orificios del tambor por donde se introducía la bala (y salia la bala al disparar), se cubrian con grasa para evitar que el fogonazo de un disparo entrase por el resto de orificios y explotase dicho tambor. Había que hacerlo muy bien para que no fallara. Surgieron los profesionales del revólver. Se les reconocía porque llevaban siempre guantes para no llenarse las manos de grasa con el engrasado revólver. Tenían que cargar y descargar tres o cuatro veces al día el tambor del revolver para que la pólvora no se apelmazase y pudiera fallar el disparo. Y llevaban varios tambores encima, cargados, para sustituir uno vacío por otro lleno en un momento.



revolver super tanque
No menos extraño resulta este supertanque de la Primera Guerra Mundial. Estaba erizado de armamento. Pero hay que imaginarse el infierno que sería dentro cuando todas esas armas disparasen, saliendo al interior humo y casquillos por todas partes. La verdad es que el comienzo de los carros de combate o tanques se hicieron auténticos disparates. Fué muy poco eficaz durante la Primera Guerra Mundial como arma en sí, por su pesadez y lentitud. Pero tenía una virtud. En la enconada lucha de trincheras que fue esa guerra, la aparición de estos monstruos daba a la infantería un motivo para rendirse sin luchar hasta la muerte. Rendirse ante otros hombres armados también con fusiles era un deshonor. Pero rendirse ante unos monstruos de acero que avanzaban, daba una excusa más honorable.


MIENTRAS TANTO


mientrastanto preparada ovnis extraterrestres


mientras tanto peligros internet


mientrastanto provocacion feministas mujeres


mientrastanto rifle telescópico


mientrastanto carta navidad macizas

Otros artículos:
Suiza: armas en las casas
Bunker de Hitler: el último testigo
Samuel Colt: armas, mujeres y producción
Henry Ford: visión de futuro


Agrégame a tus Favoritos

Compartir aumentará tu karma:




Más vistos hoy:

3 comentarios :

El Periódico de El Prat dijo...

Pues todo no puede ser o tetas o pistolas.
Firmado Papa Noel

David Gerbolés Pérez dijo...

La idea me parece muy buena.

Saludos.

Leona catalana dijo...

No veo en absoluto la complejidad a cargar el revólver de 18 balas.
Es evidente que sólo las exteriores son de más calibre, así que sólo un tonto se quedará dudando.

¿Ya has visto el mío por el que la Lata de Sardinas me acusa de ser "una tipa muy peligrosa"?
¡ja ja ja ja!

Pobre tipo, pronto le veré la cara en un juzgado, por listo.