Moneda, soberania y el euro | Sobaco Global


No te creas todo lo que piensas. Cuanto más tonto es uno, más listo se cree.
NO CONFÍES
DEMASIADO
EN TU
IGNORANCIA

Moneda, soberania y el euro

dinero moneda lenguaje naciones
La soberanía de un país reside en su moneda. Casi podría decirse que un país es su moneda. Todas las decisiones políticas y económicas que se tomen en un país, repercuten sobre su moneda. Por ello, el Euro tal como entró en vigor, estaba condenado al fracaso que se puso de manifiesto en 2011. Los países que se integraron a la Zona Euro pretendieron conservar su soberanía sin tener en cuenta que ya no controlaban lo básico de ella, su moneda. En 2011 son 17 los Estados integrados en el Euro. Pero cada uno de ellos conservó su capacidad legislativa y de gasto prácticamente intacta.

dinero propiedad

Así, basta que uno de los países del club de la moneda única se salga de madre, permita el dispendio y la corrupción, para que todo el conjunto se ponga en peligro. Es lo que sucedió con Grecia, en bancarrota y con una deuda pública superando el 250% del PIB, que provocó una necesidad de rescate y una tormenta sobre el Euro. O lo que sucedió con España, con un endeudamiento privado del orden del 280% del PIB para inversiones en el sector inmobiliario que acabó en una burbuja bestial y con la mitad del sistema financiero, las Cajas de Ahorro, descapitalizadas.

AUTONOMÍAS EN ESPAÑA
El asunto de la Europa del euro es similar, aunque a escala menor, a lo que se sucedió en España con las Autonomías. Cada una de ellas también tiene capacidad legislativa y de gasto, pero no tienen su propia moneda. Una de ellas puede optar por las subvenciones, otra por gastos en inmersiones lingüísticas, otra por las obras faraónicas, etc: todo ello tiene repercusión sobre la moneda de la que no disponen. El descontrol está asegurado en esa situación. Y si malo era en la peseta, peor es en el Euro, que España no puede devaluar ni imprimir según necesidades.

moneda estado autonomias embajadas


CONCLUSIÓN:
Cuando un país no controla su moneda, ha perdido su soberanía en la práctica. Las actuaciones políticas o económicas de cualquier país que se haya integrado en el Euro repercuten para bien o para mal sobre la moneda y por tanto, sobre el resto de países pertenecientes al club. Por ello, cuando se creó el Euro, los Bancos centrales de los países, o sea, Banco de España, Banco de Italia, Banco de Grecia, etc, debieron desaparecer como tales y convertirse en meras sucursales del BCE, el Banco Central Europeo. Y ello como primer paso hacia la construcción de una Europa Federal.

NOTA:
En teoría, la entrada en la Zona Euro para un país, suponía una pérdida de soberanía por el Pacto de Estabilidad que se firmaba:
-         Déficit máximo anual del 3% de la cuentas públicas.
-         Deuda máxima pública del 60% del PIB

Pero no existía ninguna voluntad política de cumplir con dicho Pacto por parte de los países que se metieron en el Euro. La prueba está en que según Eurostat, entre 2000 y 2010, los países violaron el Pacto en al menos 160 ocasiones. En 2010, sólo Estonia, Finlandia y Luxemburgo cumplieron con lo exigido. Y lo grave es que los países incumplieron el Pacto incluso cuando no existía crisis económica, o sea, en los años de bonanza. O mejor de supuesta bonanza, porque estaba en gran parte sustentada en el enorme endeudamiento privado, como es el caso de España.

eurobonos moneda alemania maquina


deuda financiacion


panico bocas


espanistan rapto


MIENTRAS TANTO


estado politico corrupto


CONSEJO




Otros artículos:
Cuanto dinero hay en el mundo
Dichos y consejos sobre dinero
Paradoja del Euro y Banco Malo
Salir del Euro o fin del Euro
Deuda soberana ya no es sagrada



Agrégame a tus Favoritos

Compartir aumentará tu karma:




Más vistos hoy:

16 comentarios :

Leona catalana dijo...

Estoy completamente de acuerdo contigo.
Cuando se preparaba el euro, ya me olí la trampa.
Si es que es de tontos no darse cuenta, tan evidente es sin necesidad de ser una lumbrera en economía, algo que precisamente no soy en absoluto, así que imagina si estaba claro para que hasta una ignorante como yo en el tema, viera mis pelos de punta.

¿Y ahora qué? ¿Cómo se puede arreglar semejante desastre?

De locos.

Insignificantius dijo...

Sobra decir que estoy de acuerdo contigo, eso ya lo sabes.

La verdad es que nunca me había planteado en profundidad lo que dices, pero tu concepto de "soberanía monetaria" me resulta muy interesante.

¿No has pensado desarrollarlo en profundidad?

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo. Los británicos valoran mucho su soberanía y no están dispuestos a ser un país periférico en una UE arruinada, burocratizada y controlada por los alemanes. Y hacen bien.

Es curioso que Alemania esta consiguiendo someter a toda la UE politica y economicamente. Francia no es mas que un perrito faldero. Los demas o estan arruinados o son insignificantes. Y luego esta Espanistan con sus pufos, autonomias y su fauna politica...

MJ

El Periódico de El Prat dijo...

Los problemas empezaron cuando fracaso la Constitucion Europea, está claro que de unidad política nada de nada. Un club de aprovechados y nada mas.

Anónimo dijo...

"es una alimaña vengativa, siempre buscando el enfrentamiento, roe que roe sin descanso", dice tu amiga del alma la Leona Charnega.
Y tu le aplaudes....jajajajajajajajajajj

Bucan dijo...

Leona, creo que para arreglar el desastre debiera comenzarse por eliminar los Bancos Centrales de los países y dejarlos como meras sucursales del BCE como primer paso hacia la Europa Federal con una moneda única. O abandonar todos el Euro y volver cada uno a su moneda.

Zorrete, efectivamente, la moneda única era una forma de intentar unificar Europa. La moneda debía forzar la unión política. Pero los intereses de los partidos políticos en cada país eran demasiado fuertes. Tienen unos privilegios y poderes que no sueltan así como así. Pienso que para los países corruptos e incompetentes del Sur era beneficioso si se hubiera hecho bien la integración en el Euro con la correspondiente pérdida de soberanía en una Europa Federal.

Bucan dijo...

Insignificantius, la verdad es que no me he planteado hacer ninguna profundización sobre el tema. Me parece evidente que un país sin moneda propia sólo puede tener una soberanía ficticia. De ahí la falacia de los nacionalistas vascos, catalanes, gallegos, etc, que no cesan de hablar de independencia pero nunca hablan de qué moneda imprimirían. Podrían haber puesto en funcionamiento alguna moneda "paralela" para uso entre ellos, por ejemplo, pero ni lo han intentado. O sea, sólo venden humo para buscar votos emocionales.

MJ, efectivamente, Inglaterra no quiere la perder su soberanía y no entró en el Euro. Como tampoco Suecia o Dinamarca y otros. Fueron consecuentes. Otros entramos alegremente pretendiendo mantener la ficción de seguir siendo soberanos: ello nos ha llevado al borde de la ruina, agravado con la incompetencia, imprudencia y corrupción de nuestros partidos políticos. Puestos al asunto, para España hubiera sido más provechoso integrarse en Alemania y el marco, rememorando el Imperio de Carlos Primero de España y Quinto de Alemania, je, je.

Bucan dijo...

Periódico, algo de eso hay. Muchos países entraron en la Zona Euro con esa mentalidad de "aprovechados". La prueba es como pidieron dinero prestado sin ton ni son en el mercado de capitales de Francfort. Pero cuando el BCE advertía de que se iba mal, que había que controlar la inflación, la productividad, etc, que en los PIGS iba peor que en la media de la zona Euro, los políticos de los PIGS no hacían caso. Sólo pensaban en ganar las elecciones. Cuando Pizarro advirtió ante Solbes en la tele lo que se venía encima, lo pusieron muchos a parir. No son "los países" los que se niegan a acoplarse a una Constitución Europea, son los partidos políticos de esos países que perderían muchos de sus privilegios o capacidad de maniobra en los chanchullos.

Candela dijo...

Pienso como Zorrete, es lo que hay.

Recordemos los fondos europeos perdidos para el plan hidrológico etc...De cosas parecidas, somos los únicos responsables porque la economía de un país no solo depende de factores externos.

En cuanto a las autonomías, si no se desechan, al menos se podría adoptar el estilo useño para los Estados: El dinero que les toca es lo que hay y si lo malgastan, ni un dolar más, son ellos los que deberán responder ante sus votantes de, en caso de mala administración, la pérdida de nivel adquisitivo o disminución del sueldo de los funcionarios.

Leona catalana dijo...

Mi preferencia es que vuelva cada país a su moneda, Bucan, pero creo recordar que mencionaste los tremendos problemas que habría para reconvertir los euros que andan por todas partes, es decir, los que se han movido de un país a otro como subvención o préstamo.

Bucan dijo...

Candela, incluso en el caso USA, que tú expones, la inadecuada gestión de uno de los Estados, repercute sobre el dólar y sobre el país entero. Al ser un sistema federal, existe una Ley Federal que está por encima de todas y que limita las actuaciones de los Estados.

Pero el asunto es que lo de autonomías e independencias de una región o de un país es una entelequía si no tiene moneda propia.

Bucan dijo...

Leona, si todos los países vuelven a su moneda original, el euro desaparece. Todo se reconvertiría a las monedas de los países. Otra cosa es que después empezarían los ajustes de cambio entre monedas en función de la situación económica y política de cada país. La peseta probablemente se devaluaría de un 30 a un 50% frente al dólar. El petróleo se pondría por las nubes por el nuevo cambio.

Si un país casi quebrado abandona el euro y los demás siguen en la zona euro, el euro sigue existiendo. Las deudas de ese país seguirían siendo en euros. Con la devaluación de la moneda de ese país, la deuda sería una montaña aplastante. Y el petrólero carísimo también. La moneda de ese país medio quebrado se devaluaría bestialmente.

Anónimo dijo...

Vamos, que a los estonios, finlandeses y luxemburgueses que cumplieron con el pacto ese apretándose el cinturón, se les ha quedado cara de gilipoyas al ver lo que hemos hecho los demás, ji, ji, ji.

Julio dijo...

Bucan, enhorabuena por el post, es muy interesante, da gusto leerte cuando hablas de economía...te atreverías a dar un pronóstico al estilo "lopechess" para lo que nos espera?

Bucan dijo...

Anónimo, eso que tu planteas es uno de los problemas en todos los sistemas donde la responsabilidad se diluye, sea la Zona Euro o las Autonomías españolas. Nadie se esfuerza en cumplir las normas pactadas porque no existe una demanda seria en caso de que no se cumpla. Es más, el PSOE ha dejado arruinada a España y colaborado a comprometer al Euro seriamente y aún así le han votado siete millones de personas. La gente de a pie no entiende bien lo que sucede y los partidos políticos se aprovechan de ello para dedicarse a sus intereses.

Bucan dijo...

Julio, sobre el tema del post, pienso que el último acuerdo del 9 de Diciembre forzado por Alemania para conseguir un pacto en el control del déficit de los países es un intento de poner orden y seriedad en la zona Euro. Si eso no se toma en serio, el Euro saltará por los aires.

El hecho de que muchos políticos de muchos países sigan clamando por la emisión de Eurobonos como medio de seguir alimentando el endeudamiento indica poca voluntad de cumplir los tratados de la moneda única. Eso lo detectan los que prestan el dinero y piden más intereses por prestar. Es evidente que no se puede sobrevivir emitiendo deuda y más deuda a intereses prohibitivos como los de Diciembre actual, con tipos del 6%.

Una gran parte de países (digamos partidos políticos de ellos), carecen de credibilidad para ajustarse al Pacto del Euro. Oyes hablar a partidos de izquierdas que parecen obviar que ese tratado existe. Pero no hablan de salir del Euro, que sería lo lógico si no quieres cumplir el Pacto, sino que siguen proponiendo no cumplirlo. Así es muy difícil.

A mí me da que si no se consigue dar aspecto de seriedad en la zona Euro, Alemania acabará tirando la toalla y saliendo del Euro para volver al marco. La mitad de la sociedad alemana está harta del euro y el 60% de los trabajadores quiere volver al marco. Merkel está tirando del carro pero no sé si podrá conseguirlo porque puede verse sobrepasada por su opinión pública.