Paro juvenil: jóvenes no existen | Sobaco Global


No te creas todo lo que piensas. Cuanto más tonto es uno, más listo se cree.
NO CONFÍES
DEMASIADO
EN TU
IGNORANCIA

Paro juvenil: jóvenes no existen

Sobre el paro juvenil hay que meditar acerca de lo que mantiene Salvador Sostres en un artículo de El Mundo del 4 de Junio de 2013, que los jóvenes no existen como concepto, porque una vez que pueden tener carné de conducir y votar son adultos.  Creo que Sostres se ha explicado algo mal al decir que los jóvenes no existen. Sí que existen, son los que ya no son niños pero no son adultos aunque ya apuntan maneras para ello. Lo que no son “jóvenes” son esos que ya pueden votar y tener permiso de conducir pero forman parte de las juventudes de los partidos políticos: tíos con veinte, veinticinco o hasta treinta años.

O sea, que un joven estrictamente hablando sería alguien que ha dejado de ser un niño pero aún no puede conducir un vehículo ni votar. El joven sería alguien que ya empieza a pensar en fornicar, en beber, en fumar y en todas esas cosas que hacen en mayor o menor medida los adultos, pero aún en fase de cogollo.

Sostres suele ser un poco extremista en la forma de razonar pero eso no le quita su parte de razón. Una vez que el “joven” cumple 18 años y puede conducir un coche o votar, es un adulto. Un adulto joven, pero un adulto. Hay adultos jóvenes, adultos maduros, adultos viejos, adultos ancianos, adultos vetustos, pero adultos. Solemos simplificar diciendo jóvenes, maduros, viejos, ancianos, vetustos, pero todos son adultos.




Sostres deriva su artículo hacia lo que se conoce como el paro juvenil. Debería puntualizar que se refiere hacia los adultos que ya no son niños. Dice que si no encuentran trabajo:
 “que lo busquen mejor. Cuando digan que no encuentran nada de lo suyo recordémosles que lo único suyo es aquello que les permite ganarse la vida y que, si sólo encuentran trabajo de barrendero, de sirvienta o de gigoló, eso es lo suyo y eso es lo que son. Basta de condescendencia, basta de hacerles sentir cómodos en su reino del pretexto, basta de fomentar su holgazanería y su falta de voluntad. Ni una sola subvención, ni una sola argucia que les permita vivir sin trabajar, sin salir cada mañana de casa a pelear por su beneficio como hacemos todos los que luego tenemos que pagar unos impuestos excesivos porque una parte de la población fue educada en la subsidiariedad”.

Lo que pide Sostres es que a los niños y a los pre-adultos se les ponga delante de la realidad “para que aprendan a enfrentarse a ella y no acaben siendo unos fracasados”. Considera que muchos han llevado una vida lamentable, en plan de indignados contra todo cuando tendrían que estar indignados contra ellos mismos.

Como dije antes, Sostres es algo extremista, le gusta la polémica,  pero no puede echarse en saco roto su razonamiento. Las ideologías políticas que practican el buenismo, sobre todo las de izquierdas, hacen flaco favor a la juventud. Los ordenadores, los videojuegos, los teléfonos inteligentes, las conexiones a Internet, no crecen en los árboles. Y gratis no hay nada.

No se puede gastar más de lo que se produce y se vende. Y no se puede vivir eternamente de sablear a padres, abuelos o familiares diversos. Ni de sufragar gastos a base de endeudamiento público. Llega un momento en que los ahorradores que te prestan quieren cobrar. Y no pagarles sería de sinvergüenzas aparte de que tendría consecuencias de descrédito catastróficas.

Hay que pensar que no existen trabajos indignos. Todos los trabajos son necesarios. No hay trabajo del que no se pueda aprender. Bien es verdad que las legislaciones laborales no favorecen el que la juventud pueda incorporarse al mundo laboral en trabajos de aprendizaje. Quizás la juventud, los adultos-jóvenes, digamos que entre los 18 y los 30 años debiera tener una legislación laboral aparte, altamente flexible, de prueba y cata.

También es cierto que aunque la juventud siga los dictados de Solbes de esfuerzo y trabajo, existe una responsabilidad en la incompetencia y corrupción de los partidos políticos que ponen a un país al borde de la ruina dificultando la labor empresarial de creación de riqueza.  

Otros artículos de política:
  
Agrégame a tus Favoritos

Compartir aumentará tu karma:




Más vistos hoy: