Frases justicia: rapidez e independencia | Sobaco Global


No te creas todo lo que piensas. Cuanto más tonto es uno, más listo se cree.
NO CONFÍES
DEMASIADO
EN TU
IGNORANCIA

Frases justicia: rapidez e independencia

justicia rapidez
Veamos algunas frases sobre la justicia. Pero antes quiero destacar que dos cualidades de la justicia deben ser la rápidez y la independencia judicial. Son dos propiedades de la justicia que escasean en España. Estamos hartos de ver juicios de casos cuyos hechos sucedieron años atrás. Hay testigos que se han olvidado de los detalles, otros se han muerto, otros no aparecen,… La gente ya no recuerda apenas de que va la cosa. Si ha habido trinque de dinero por el medio, ya se ha gastado o ha desaparecido. Y eso cuando no salen con que los delitos ya han prescrito.

La otra cualidad exigible a la Justicia es que sea independiente de forma efectiva. En España existen jueces del Poder Judicial, o del Constitucional, que son nombrados por acuerdos entre partidos políticos. Ha habido casos sonados en que ya se sabía de antemano la sentencia porque se conocía que jueces habían sido nombrados por tal o cual partido. Esto atenta contra la seguridad jurídica, base de la democracia y desvirtúa a ésta.

justicia bueno justo


justicia demorar


justicia jueces


justicia corrupto estado


justicia juez sobornado


justicia leyes inutiles


justicia litigantes


justicia peligroso razon


justicia multitud


justicia muerte


MIENTRAS TANTO


trafico trasero


Otros artículos:
Lacra de la astucia en política
Países más y menos corruptos
El Mundo: foto pancarta ETA
Rubalcaba contra Merkel: crisis euro
Fotos meme: éxito político
Imagen elecciones zoquetes y pardillos
El plan de Obama era ninguno
Plaga de políticos cutres
Medicamento para políticos
Rajoy acusado de ser mudo
Ciudadanos necios y encuestas
Agrégame a tus Favoritos

Compartir aumentará tu karma:




Más vistos hoy:

5 comentarios :

El Periódico de El Prat dijo...

Pleitos tengas y los ganes, el famoso refran español nunca pasa de moda.

Candela dijo...

Es una máxima que la Justicia, para ser Justicia debe ser no solo justa, sino rápida.

Más que nada para que los pleiteantes no mueran antes en el empeño, que a veces, pasa..

Leona catalana dijo...

No me hables de esta mierda.
Hace poco recibí una notificación del juzgado para presentarme allí.
Como siempre, ni se dignan decirte el motivo, ni mucho menos el asunto. Te citan y tienes que ir, sin saber para qué, dado que yo tengo varios frentes abiertos.

Se refería a una denuncia que puse hace cuatro años, al sobrino del ex ministro sociata Miguel Sebastián.

Tuvimos un rifirrafe muy gordo por la Red y llegó a a amenazar de muerte a mis hijos para intentar callarme.
Obviamente, el asunto fue lo bastante grave para que lo denunciase, que si se dedican a mí, me importa un bledo, pero amenazarme con que mis hijos, menores entonces "no volvieran a casa", fue un palo muy gordo.

Pues con esto me encontré, que no me llamarón hasta cuatro años después.

Le dije claramente a la secretaria o lo que fuese del juzgado que ya les vale, que si aquel matón hubiése tenido intención de cumplir su amenaza, mis hijos habrían pasado a engrosar la lista de Mariluz Cortes, Marta del Castillo y todas esas pobres criaturas a las que la justicia se las pasa por el forro.

Porque cuatro años después no he vuelto a saber del interfecto. Se dedicó a mí en El País, pero cuando abandoné ese pozo de inmundicia, el navajero sociata no volvió a molestarme, algo que, obviamente tuve que hacer constar, conque todo el absurdo trabajo que esperó años, se fue a la basura.

Y aún gracias que sólo se trató de un gilipollas anormal.
Por cierto, físicamente se parece a su tío, sobretodo por la alopecia, aunque me da que también en otras cosas...

Bucan dijo...

Leona, la historia que cuentas es un caso más de lo que es habitual. Cuatro años para un asunto que debía resolverse sobre la marcha en un par de días, porque basta ver los mensajes intercambiados en tú y ese tío. En fin.

Leona catalana dijo...

Un dossier como una casa llevé al juzgado, con todas las capturas, pruebas a manta...
Pero en aquel momento se negaron a aceptarlas, no quisieron ver nada. Tuve que volverlas a casa.
Hasta cuatro años después y encima sin avisar, sin decir de qué se trataba.

Indignante.