Multa por mear y policía necio | Sobaco Global


No te creas todo lo que piensas. Cuanto más tonto es uno, más listo se cree.
NO CONFÍES
DEMASIADO
EN TU
IGNORANCIA

Multa por mear y policía necio



multa-mear
La historia de la multa por mear en público y el policía necio sucedió en Oklahoma, en Estados Unidos. Todo empezó cuando el hijo de tres años de edad de la señora Warden se puso a mear en el jardin de la casa familiar. Un policía que estaba en la acera, al otro lado del seto del jardín, lo vió y ni corto ni perezoso se puso a aplicar la ley local que multa el mear en público. El policía llamó a la madre y sacó el talón de multas: la broma era de dos mil quinientos dólares.

La madre adujo que el niño sólo tenía tres años y que además estaba meando en el jardin de la casa, que eso no era un lugar público. Pero el policía erre que erre extendió la multa. La mujer fue a reclamar ante la sede policial considerando que era un abuso y una multa excesiva. Pero no le hicieron caso y la multa siguió su curso.


Así que la mujer fue con la multa a los tribunales para denunciar al departamento de policía. Entonces saltó a los medios la noticia y la jefatura de policía salió al paso disculpándose por el exceso de celo del agente que puso la multa y pidiendo disculpas por las molestias causadas entendiendo que efectivamente la multa no era procedente.

Me parece que algunas ciudades se exceden en su celo por evitar que la gente o los animales hagan sus necesidades en lugares públicos. Los seres vivos no son robots y no siempre pueden controlar sus necesidades fisiológicas. Una cosa es fomentar el civismo e incluso penalizar los abusos y otra pretender que a alguien le reviente la vejiga si tiene una necesidad imperiosa de mear: si no tiene un servicio a mano tendrá que evacuar aunque sea en un lugar público.



INDIA: BRIGADAS DE TAMBORES
Hay países donde mear y defecar en la calle forma parte de sus hábitos. Sucede en muchas ciudades de la India. En Rajasthan, en la zona noroeste hindú, en 2012, las autoridades han tomado la decisión de formar brigadas dotadas de silbatos y tambores para hacerlos sonar cuando pillen a alguien haciendo sus necesidades en la calle.

Los hindúes mean, cagan y escupen en las calles con la mayor naturalidad. La mitad de la población no tiene servicios en casa aunque en esa ciudad de Rajasthan lo tienen el 80%. Y el Ayuntamiento subvenciona la instalación a los que aún no lo tienen. Pero muchos de los que tienen aseos en su domicilio siguen haciendo sus necesidades en la calle porque forma parte de sus costumbres.

CONCLUSIÓN:
Es evidente que una ciudad moderna no puede estar llena de restos de orines y de cagadas por todas partes. Pero multar con dos mil quinientos dólares por mear en público parece algo excesivo y abusivo. Una cosa es que un grupo de gente haga un botellón en la calle y después se dedique a mear y cagar por los alrededores y otra es que una persona tenga una necesidad irremediable y tenga que recurrir a evacuar donde buenamente pueda.

Aparte de que el caso descrito del niño multado por mear en su jardin sólo fue un acto de prepotencia de un estúpido.

Otros artículos de curiosidades:
Carácter y grupo sanguíneo
Pulsera de memoria y ligar
Vagina inmortal macabra
Violador de mujeres y caníbal

Agrégame a tus Favoritos

Compartir aumentará tu karma:




Más vistos hoy:

3 comentarios :

Jesús V dijo...

Se hacen leyes estupidas. En occidente no creo que a nadie le guste hacer sus necesidades en público o en la calle, si las hace es por culpa de los gobernantes que no disponen de lavabos públicos...mas que nada por no limpiarlos o mejor dicho tener que pagar por limpiarlos, es un sueldo que se ahorran y se pueden repartir entre sus muchas ganancias.

Candela dijo...

Siempre se la cargan los mismos..

Los hindúes..será su cultura pero es de un guarro subido, así olerán...

Helio dijo...

Por desgracia en todos los colectivos hay individuos como ese agente.
Sobre los excrementos en la vía publica es otra historia, hay días que hay que ir dando saltitos por las aceras, claro que los guarros no son los animales, son sus dueños.
Un saludo.