Gasolina o diesel: decidir compra de coche | Sobaco Global


No te creas todo lo que piensas. Cuanto más tonto es uno, más listo se cree.
NO CONFÍES
DEMASIADO
EN TU
IGNORANCIA

Gasolina o diesel: decidir compra de coche

gasolina-diesel-decidir-coche
Lo de gasolina o diesel es algo que muchos han de decidir a la hora de comprar un coche. Los motores de los coches son bastante diferentes aparte de consumir combustibles también distintos. Los conocidos como coches Diésel usan gas-oil. Intentando que puedan ayudar a alguien a tomar la decisión, haré algunas reflexiones sobre el tema. Las circunstancias de cada persona hacen que el coche tenga un uso u otro, por lo que ha de atenderse a esto a la hora de elegir. La cantidad de kilómetros que se recorran anualmente es uno de los factores a considerar, pero no es el único.


Normalmente, si no haces al menos 20.000 kilómetros al año, no te compensará comprar un coche diesel. El coche diesel es algo más caro que su equivalente en gasolina (para la misma potencia de motor). El coste del litro de gas-oil se ha igualado mucho al de gasolina. Y el mayor ahorro del diesel viene de que consume menos litros cada cien kilómetros. Pero si no vas a hacer más de veinte mil kilómetros al año, creo que no te merecerá la pena.

Otro factor es el tiempo que sueles tener el coche antes de cambiarlo por otro. Si eres de los que lo piensa tener hasta que se cae a cachos y vas a hacerle más de trescientos mil kilómetros, si podría interesarte tener un coche diesel. Pero hay otras cosas a considerar.


Tipo de uso del coche:

El coche diesel, por su tipo de motor, es muy adecuado para viajar a grandes distancias en carreteras: conduciendo normalmente, sin forzarle, se mantiene su temperatura constante y su régimen de revoluciones también bastante uniforme.

En ciudad, hay muchos cambios de régimen de motor con el para, arranca, semáforos, atascos, etc, y eso no es bueno para un motor diesel (ni para ninguno, pero peor para el de gasoil). Tan pronto está al ralentí un buen rato como tienes que pegar un acelerón.

Debido a las exigencias de no contaminación, cada vez más los coches diesel han de montar un filtro de retención de partículas en la salida de gases por el tubo de escape. Se van acumulando en dicho filtro y la conducción en ciudad hace que se generen más partículas porque el motor diesel no está trabajando en condiciones óptimas.

Los diesel vienen con un sistema llamado regeneración para cuando el filtro de partículas está muy sucio, se limpie. Para ello inyecta al gas-oil en los cilindros de tal forma que algo llegue a quemarse en la salida del escape. Así quema las partículas acumuladas y limpia.

Para el proceso de regeneración del filtro de partículas, el coche suele llevar un chivato por el que avisa de suciedad y para que pueda producir la regeneración el coche ha de circular con alegría en carretera un buen rato para que se produzca ese proceso de limpieza del filtro.

Todo esto conduce en los diesel a más suciedad en el aceite de lubricación del motor y a que convenga cambiarlo antes que en los de gasolina, lo que es otro coste añadido si se quiere mantener el coche en buen uso.

Robusted y fiabilidad de coches diesel

Tradicionalmente, los motores diesel eran muy robustos. Pero eran motores básicos y que contaminaban bastante. Tenían los cilindros, el sistema de inyección de combustible pelado y lo único eléctrico era el motor de arranque, si es que no se arrancaban a mano con manivela como se hacía antiguamente. Iban a bajas revoluciones y eran casi “eternos”. Claro, daban poca potencia por unidad de peso del motor comparados con los de gasolina y eran ruidosos.

Actualmente, en su afán de que los coches diesel tengan prestaciones parecidas a los de gasolina y contaminen lo menos posible (los gases de combustión del gas-oil emitidos a pelo son muy nocivos), se han introducido una serie de complejidades que hacen que su fiabilidad mecánica disminuya por haber incorporado una serie de aditamentos ajenos a lo que sería un básico ciclo de motor diesel.

O sea, un coche a gas-oil con baja potencia y sin virguerías, puede ser tan fiable como los antiguos. Pero en cuanto tenga aditamentos para aumentar su potencia y asimilarlos a las respuestas de conducción de los coches de gasolina, la cosa se complica y el precio también sube.

Potencia en vehículos de gasoil

Un coche diesel con la misma cilindrada que uno de gasolina simple no puede dar la misma potencia a no ser que se le incorporen mecanismos adicionales. Sin sobrealimentar un diesel, por ejemplo, tendría que tener una cilindrada de 2 litros para dar la misma potencia que uno de gasolina de 1.6 litros.

Un aditamento mecánico que suele añadirse a los coches diesel para aumentar su potencia son los turbo alimentadores de aire. Lo que hacen es comprimir aire que entra caliente a la cámara de combustión del cilindro. Ello hace que la combustión alcance mayores temperaturas y el moto desarrolle más potencia por unidad de volumen.

Los turbo alimentadores pueden llegar a girar a más de cien mil vueltas por minuto y se calientan mucho. En carretera, en una conducción normal y en verano pueden andar por los 500ºC. Pero a veces pueden llegar a los 800ºC. Las altas temperaturas pueden carbonizar partículas de aceite que se incrustan en el mecanismo y acaban dañándolo.

Por eso, un diesel no conviene pararlo de golpe cuando has acabado el viaje, sino dejarlo un rato en ralentí para que se normalicen las temperaturas dentro del motor.  

Respuestas en diesel y gasolina

Las respuestas de los diesel y gasolina en carretera, se han igualado mucho, pero para igualdad de potencia de motor los motores de gasolina tienen en general una respuesta más rápida, más ágil, que los diesel. Un coche de gasolina puede pasar de 1.000 revoluciones a 5.000 rápidamente y un coche diesel siempre será más lento y menos revolucionado. El motor diesel es más robusto o pesado que el de gasolina y tiene mayores inercias.

De todos modos, hay que recalcar que aunque el coche de gasolina permite una conducción más “deportiva”, no es conveniente practicarla. No sólo por que hace más peligrosa la conducción sino porque las máquinas se deterioran más si se las somete a cambios de régimen bruscos, aparte de consumir más combustible.

Si se practica una conducción pausada, prácticamente no hay diferencia entre conducir un coche diesel y uno de gasolina que tengan la misma potencia de motor.

Comparar potencia del motor

Conviene resaltar que cuando se comparen coches de un tipo de motor u otro, se comparen a igualdad de potencia.  Porque si estás dudando entre un motor de gasolina de 100 CV y uno diesel de 150 CV, o viceversa, existe una disparidad de entrada en la comparación.

En general, cuanta más potencia tenga un diesel, más complejidad mecánica le habrán añadido a lo que es el ciclo básico para igualarlo al de gasolina de la misma cilindrada o incluso superarlo.

CONCLUSIÓN
En mi opinión, el coche de gas-oil o diesel sólo es interesante para los que hacen muchos kilómetros anualmente. Por lo menos, más de veinte mil/año y normalmente, en carretera. En general:

- El coche de gasoil necesitará cambiar más a menudo el aceite si se quiere llevarlo en buenas condiciones.

- Tendrá más cilindrada que uno de gasolina para igualdad de potencia o estará dotado de turbocompresores que es una complejidad añadida al motor.

- Será más contaminante que el de gasolina de igual potencia y tendrá que montar más dispositivos para evitarla debido a las mayores exigencias anticontaminación legales.

- Será más ruidoso que uno de gasolina de similares prestaciones aunque se les hayan disminuído mucho los ruidos. Con el tiempo, tienden a aumentar más en el de gasoil que en el otro.

- Los recorridos cortos con el motor en frío, perjudican más al motor diesel que al de gasolina.

- Para igual modelo de coche, el motor diesel, en general, ocupará más espacio en el espacio del motor, o sea, dejará menos espacio de maniobra para meter mano en caso de averías.

La opción del coche híbrido

 El auto híbrido va dotado de motor de combustión diesel o gasolina y de una gran batería. Lo veo adecuado para aquél que se desplace básicamente en ciudad, tal que los taxistas o repartidores, por ejemplo. Es ahí cuando más se notan sus ventajas pudiendo llegar a ser más eficientes que uno convencional incluso en un 50%. 

Hay que tener en cuenta que son más pesados que uno convencional de igual potencia y que la batería ocupa su sitio lo que puede ir en detrimento de la capacidad de carga o hacer que el vehículo sea más voluminoso. Y son más caros, aunque pueden tener subvenciones. 

Enterarse bien del sistema propulsor que emplea

Hay tres tipos de propulsión en este tipo de coches y por ello, caso de decidirse por comprar uno, hay que enterarse bien del sistema que emplee.

-En la propulsión en paralelo, el motor de explosión es el principal aportador de potencia. El motor eléctrico actúa en momentos de salida de parado y cuando se acelera, que es cuando los motores convencionales de explosión o de combustión gastan más. Es el método más simple.

-La propulsión combinada consiste en que el coche se mueve por el motor eléctrico cuando va a baja velocidad. El motor de gasolina o gasoil alimenta la batería y al motor eléctrico. Cuando el coche aumenta de velocidad, es propulsado por los dos motores, el eléctrico y el convencional. Es más complejo en su fabricación.

-La propulsión serie, muy usada en los barcos, donde se conoce como diesel-eléctrica es la más puramente eléctrica. El motor diesel o de gasolina mueve un generador eléctrico que a su vez alimenta al motor eléctrico que mueve el coche y también recarga la batería.

Y dentro de toda esta variedad, pueden ser enchufables o no. Si son enchufables puede recargarse la batería desde una red eléctrica. Si no, sólo se puede recargar con el propio motor de combustión o de explosión del vehículo.

Coche eléctrico puro:

No dispone de motor diesel ni gasolina. Sólo batería y motor eléctrico. Se recarga enchufando. Yo no le veo más aplicación que en circuítos rutinarios diarios donde se sabe que la distancia recorrida entrará en los límites de autonomía de la batería. Por ejemplo, un autobús municipal o un taxi que nunca haga largos recorridos. Siempre se han usado en los campos de golf para el desplazamiento de los jugadores: es un ejemplo claro de para qué son útiles. 





Otro artículo que deberías leer:
Echar gasolina en vez de diesel: error fatal


Agrégame a tus Favoritos

Compartir aumentará tu karma:




Más vistos hoy:

2 comentarios :

El Periódico de El Prat dijo...

No hay disquisición posible. Los diesel son cancerigenos, si hubiera ley serían prohibidos en las ciudades. Pero los gobernantes y los constructores de coches prefierne matarnos.

Candela Ca dijo...

Diesel, solo me molesta el plop plop!!