Salchicha ginecólogo y orgasmos forzados | Sobaco Global


No te creas todo lo que piensas. Cuanto más tonto es uno, más listo se cree.
NO CONFÍES
DEMASIADO
EN TU
IGNORANCIA

Salchicha ginecólogo y orgasmos forzados

salchicha-ginecologo

El caso de la salchicha del ginecólogo y los orgasmos forzados sucedió en el Reino Unido tal como publicó The Sun. Una mujer, Bibi G. denunció al médico que le había hecho una operación de utero alegando que durante una exploración post operatoria le había realizado tocamientos indebidos hasta provocarle dos orgasmos. El doctor Angus, al verse acusado, lo negó e incluso dijo que era ella la que le enviaba mensajes provocativos como uno que decía “tengo ganas de probar tu salchicha”.

Como suele suceder en estos casos en que una mujer acusa a un hombre de acoso sexual, muchos dan por supuesto que es verdad y la reputación del doctor Angus se vio afectada. Prácticamente era la palabra de ella contra la de él pero la gente piensa que cuando la mujer se toma la molestia de denunciar un hecho así por algo será.


Afortunadamente para el médico acusado se presentó en el juicio como testigo el anterior ginecólogo de la señora Bibi, el doctor Dowley, el cual narró como ella le había propuesto que fueran amantes, que ella necesitaba desfogarse porque había dejado de tener relaciones con su marido desde que le pilló en una infidelidad. Dejó claro que aquella mujer era una calentorra incitadora.

Entre la declaración del antiguo médico y el mensaje de la salchicha, la señora Bibi se echó para atrás y decidió retirar los cargos contra el doctor asumiendo los costes del juicio de unos veinticinco mil euros.

El doctor Thomson pudo respirar tranquilo. Siendo casado y padre de tres hijos, su situación había sido muy difícil desde que se produjo la denuncia. Manifestó haber vivido un infierno durante tres años hasta que se celebró por fin el juicio y quedó de manifiesto que aquella señora mentía.

Lo que puede tomarse como enseñanza es que la lentitud de la justicia puede hacer que una falsa acusación sobre una persona cause un daño irreparable. En este caso fueron tres años los que transcurrieron hasta que la causa se vio en los tribunales lo que llevó a muchas mujeres a cambiar de médico por temor a que se tratara de un maníaco sexual.

A raíz del juicio quedó al descubierto que la señora Bibi tenía un pasado de calentorra que quería ventilarse a toda cosa con pantalones que se ponía a su alcance. Cabe suponer que la denuncia contra el doctor Thomson fue una venganza porque él no se prestó a dejar que ella probara la salchicha.


Otros artículos de curiosidades:
Hacer cosquillas a uno mismo
Traseros abolla coches
Bikimini: biquini mínimo


Agrégame a tus Favoritos

Compartir aumentará tu karma:




Más vistos hoy: