Sacrificios humanos cartagineses | Sobaco Global


No te creas todo lo que piensas. Cuanto más tonto es uno, más listo se cree.
NO CONFÍES
DEMASIADO
EN TU
IGNORANCIA

Sacrificios humanos cartagineses


sacrificios-humanos-cartagineses
El asesinar gente para ofrendarla a los dioses se practicó en muchas sociedades entre ellas,  en la de Cartago. Los sacrificios humanos cartagineses fueron ya descritos por historiadores romanos. Relatan por ejemplo como arrojaban niños vivos al fuego en sus actos religiosos. En un principio, hubo historiadores actuales que dudaron de si eso era cierto o era una forma de los romanos de desprestigiar a los que fueron sus enemigos mortales. Pero los descubrimientos arqueológicos actuales han dado ya con más de veinte mil enterramientos de niños quemados y sepultados tal como los historiadores romanos describían.


O sea, si se han encontrado más de veinte mil tumbas de sacrificios en excavaciones, cabe suponer que en realidad habrán sido muchos más, ya que muchas tumbas habrán desaparecido o no han sido localizadas. A pesar de ser un imperio en la época que dominaba el Mediterráneo en su época, entre 300 y 200 años antes de nuestra era, una sociedad organizada, recurría a procedimientos de sociedades más primitivas. No puede decirse por tanto que a pesar de su esplendor y riqueza fuera una sociedad civilizada.

Cartago fue fundada en el Norte de Túnez por los fenicios y de ahí, con su poder naval, se extendió por el Mediterráneo, conquistando media España y fundando su principal colonia en lo que hoy es la ciudad española de Cartagena y eliminando y desplazando a los íberos. Amilcar Barca, el caudillo cartaginés, fue muerto en una emboscada trampa que le tendieron las tribus íberas después de una reunión para hacer pactos. Los cartagineses juraron entonces exterminar a los íberos y comenzaron un plan de destrucción de las ciudades íberas una a una, demoliendo hasta los cimientos.

Los íberos se desplazaron hacia el Norte y Oeste de España ante la avalancha cartaginesa y probablemente hubieran sido exterminados si no es porque un General romano, Escipión “El Africano”, acabó con el poder cartaginés. Aníbal, el caudillo cartaginés, había marchado sobre Italia desde Cartagena con un poderoso ejército y durante unos años hizo rafias en la península itálica pero sin atreverse a cargar contra la misma Roma.

sacrificios-humanos-escipion


Escipión desembarcó con unas legiones en lo que hoy es Cataluña y que ellos llamaban Tarraconense y desde allí, marchó sobre Cartagena, derrotándola y conquistando después el resto del territorio. Fue una maniobra militar de talento, ya que con ello acababa con el continuo envío de suministros de armas, hombres y pertrechos al ejército de Aníbal. 

Después Escipión volvió a Roma para más tarde atacar directamente a Cartago en el norte de África. Muchos niños debieron ser arrojados a las llamas por los cartagineses cuando vieron que las legiones romanas marchaban sobre ellos. Pero quemar niños no les sirvió de mucho. Aunque Aníbal acudió con su ejército, fue derrotado en la batalla de Zama. La ciudad de Cartago fue destruída, su flota de más de cien buques de guerra hundida o incautada, los campos de alrededor de la ciudad fueron sembrados con sal y a los supervivientes se les puso unas estrictas condiciones para que nunca más fueran una potencia militar.

Parece mentira que una sociedad tan organizada como la cartaginesa se diera a prácticas tan primitivas de creer que los dioses les iban a favorecer sacrificando gente. Cabe pensar que tuviera un trasfondo práctico el asunto: el de atemorizar.  Era como decir que si quemamos a nuestros niños a los dioses, que no haremos con vosotros, nuestros enemigos.

Las legiones romanas que acabaron con el poder de Cartago, dirigidas por un genio de la guerra y la política como Escipión, pusieron los primeros cimientos de como sería la futura Europa y el derecho jurídico moderno, lo que culminaría más tarde Julio César. Escipión, después de su victoria sobre los cartagineses, se ganó el apodo de "El Africano".

Esas prácticas horrorizaban a la sociedad romana, mucho más evolucionada y aumentaba la inquina que tenían hacia los que veían como salvajes, aparte de una amenaza, por su propensión a violar los tratados. Por ello fue que muchos pensaron que lo de los sacrificios bestiales era propaganda romana para alentar a sus ciudadanos contra los cartagineses. Pero como ya mencioné antes, los arqueólogos han podido comprobar al excavar restos de tumbas de niños sacrificados que no era mera propaganda. La barbarie cartaginesa era cierta.

Otros artículos de tema histórico:
Viaje crucero centenario Titanic
Invento del fuego: hombres cavernas
Enigma del manuscrito medieval
El timo del piano de Chopin 
Enigma del Tesoro Maya: Codigo Dresde


Agrégame a tus Favoritos

Compartir aumentará tu karma:




Más vistos hoy:

4 comentarios :

El Periódico de El Prat dijo...

Me extraña muy mucho, aunque es posible en aquella epoca la diferencia entre un buey y un hombre no estaba clara. Se creía que el buey era un ser superior.
Pero decir que los romanos estaban mas civilizados, no. Recuerdese las luchas de gladiadores, ademas que tambien sacrificaban gente, esclavos y niños no deseados, sin ni siquiera ofrecerlos a los dioses. Por la face.

Bucan dijo...

Periódico:
Puede extrañarte, pero las tumbas de niños quemados y enterrados como ofrenda han sido descubiertas en Cartago. También enterraban niños debajo de la primera piedra de los edificios.


Las luchas de gladiadores que se realizaban en la época de la que hablamos, 200 años antes de nuestra era, no eran entre esclavos sino entre voluntarios que combatían entre sí a muerte en honor a algún héroe romano caído en combate. Era un rito que provenía del origen de los romanos, los etruscos. Más tarde, como las luchas de gladiadores empezaron a despertar entusiasmo entre el público y apuestas, se convirtió en un espectáculo y como hacían falta muchos, recurrieron a los prisioneros de guerra convertidos en esclavos.

Hay que pensar que en el mundo antiguo la esclavitud era aceptada como resultado de la derrota. El que perdía era convertido en esclavo generalmente. Fue un adelanto, ya que más antiguamente se mataban a los prisioneros. Uno de los motivos del invento de la esclavitud fue la necesidad de abastecer de remeros a los buques cada vez más numerosos entre las potencias del Mediterráneo.

Roma no era civilizada en el sentido moderno europeo. Hay muchos países hoy que tampoco lo son, por ejemplo los islámicos o los países dictatoriales comunistas, como Corea del Norte. Pero en el mundo antiguo y comparada con su entorno, Roma era civilizada y fue la cuna del derecho moderno.

Candela dijo...

Las peleas de gladiadores eran , a menudo, trucadas. Un gladiador era demasiado caro como para exponerse a que lo mataran enseguida.

Puede que sacrificaran a los niños para que no fueran hechos esclavos, aún así me parece una barbaridad.

Bucan dijo...

Candela:
Eso que apuntas sobre el trucaje de peleas de gladiadores es cierto. Pero como había apuestas y los ánimos de los espectadores podían desbordarse si se apreciaba trampa, se ideó lo de que el gladiador derribado a merced del otro quedara a la decisión del público el que viviera o no.

Si el público (sobre todo el que había apostado por el gladiador derrotado) apreciaba que el combate no había sido limpio, pedía la muerte del tramposo. Por ello, si amañaban los combates debían ser muy cautelosos y buenos haciéndolo porque se exponían a las iras del público. Si el público apreciaba limpia la pelea, no pedía la muerte del vencido. De hecho muchos gladiadores se retiraban con sustanciosas fortunas y eran héroes populares. Más o menos como los futbolistas o boxeadores actuales.

En cuanto a los niños, no los sacrificaban para que no fueran esclavos. Formaba parte de sus ritos en pro de la protección de los dioses, sobre todo para sus expediciones naúticas comerciales, con las que hacían sus grandes negocios al tener casi el monopolio en el Mediterráneo. Los arrojaban vivos al fuego en sus ceremonias, donde la música trataba de ocultar los gritos de las criaturas. Era de una crueldad rayana en el sadismo.