Turismo: dormir sobre ruedas | Sobaco Global


No te creas todo lo que piensas. Cuanto más tonto es uno, más listo se cree.
NO CONFÍES
DEMASIADO
EN TU
IGNORANCIA

Turismo: dormir sobre ruedas

hotel-ruedas-turismo

Para los que quieran hacer turismo en Londres hay una propuesta para dormir sobre ruedas. Un taxista tuvo la idea de convertir su taxi en una habitación de hotel durante los juegos olímpicos de Londres 2012. Parece ser que al ver que caían los ingresos debido a restricciones de tráfico en la ciudad discurrió algo para compensarlo. Y la ocurrencia fue lo de esa habitación.


Puso un precido de unos sesenta euros por noche y lo anunció en Windu. El habitáculo del taxi cuenta con un colchón y una almohada, sábanas y dispone también de silla y mesita para instalar fuera del vehículo si el turista quiere. O sea, el taxista le da un recorrido por la ciudad y el cliente puede elegir donde aparcar para pasar la noche. Allí, antes de acostarse, puede sentarse a la fresca en la acera como si estuviera en la terraza de una cafetería.

Lo curioso es que sólo es para la noche. Por la mañana, el taxi vuelve al trabajo habitual de transportar clientes. El cliente que ha dormido en el coche puede hacer uso del aseo del taxista, David Weekes, en la casa de éste. O puede dejarle en unos aseos públicos. No cabe duda de que es algo incómodo pero el caso es que parece que recibió abundantes solicitudes de alquiler. Y es que a las extravagancias siempre se apunta alguien.



Otros artículos de curiosidades:
Gran trasero programado y vanidoso
Saber el tiempo: refranes de clima
Penes erectos y erecciones peligrosas
Parejas pilladas y publicidad censurada


Agrégame a tus Favoritos

Compartir aumentará tu karma:




Más vistos hoy:

3 comentarios :

Insignificantius dijo...

Pues sale mas barato dormir que darse un garbeo por london... Creo recordar q 60 euros era ir de un sitio a la esquina...

Curioso...

El Periódico de El Prat dijo...

Esto solo pueden hacerlo los taxis ingleses que son amplios de verdad

Candela dijo...

Hombre, un poco incómodo sí es. Si fuera una limusina con bar ya sería otra cosa, friki, pero más confortable.