Jodida lista de correo | Sobaco Global


No te creas todo lo que piensas. Cuanto más tonto es uno, más listo se cree.
NO CONFÍES
DEMASIADO
EN TU
IGNORANCIA

Jodida lista de correo

lista-correo
El científico australiano P. Vamplew logró publicar en la Revista Internacional de Tecnología de Computación Avanzada un artículo que se titula “sácame de tu jodida lista de correo”.

Vamplew recibía correos electrónicos de esa revista de tecnología invitándole a que remitiese algún artículo para publicar. Ellos lo publicarían pero cobrando un dinero por ello.

Harto de recibir tales correos decidió enviar un archivo PDF con ese título tan expeditivo ya mencionado a la Revista. El artículo no decía realmente nada más apena salvo repetir esa misma frase del título cientos de veces.

Aunque esa revista internacional de tecnología aseguraba que los artículos recibidos se revisaban para asegurar un mínimo de calidad, el enviado por Vamplew fue publicado tal cual. Nuestro hombre se quedó perplejo. Había querido mandarles un mensaje, que le dejasen en paz y ellos publicaron el archivo sarcástico que les había remitido. 

La conclusión que muchos han sacado del asunto es que los artículos no se revisan y que la revista publica lo que recibe siempre que paguen por ello. Su función sería la de que algunas personas puedan engorar su curriculum diciendo que tienen artículos publicados en algo tan rimbombante como la Revista Internacional de Tecnología de Computación Avanzada.

Veamos un trozo del artículo enviado para publicación. La Revista informó que se había publicado pero para su visualización debería pagar Vamplew el precio estipulado:





Juego de pícaros

Lo de las revistas que publican artículos científicos si pagas por ello y los investigadores que se prestan a ese juego forman parte de un juego de pícaros. Hay profesionales de vivir de las subvenciones para investigaciones que investigan poco o nada. O profesores que quieren adornar sus méritos con publicaciones en prensa científica. Y así, recurriendo a la picardía de los que publican lo que sea previo pago, consiguen figurar en un postureo conveniente para ellos. Y los que publican cualquier cosa si cobran hacen su negocio.

La idea original no fue de Vamplew sino que pertenece a otros dos investigadores que escribieron ese artículo en 2005 hartos de recibir correo basura e invitaciones absurdas de participar en eventos. 

Como se sabe, el entrar en una relación de nombres a los que dirigir publicidad o promociones es una plaga. Antes era por correo físico de papel y ahora es vía informática. El problema se ha disparado con Internet. Abrir una bandeja de mensajes en el correo electrónico del ordenador suele ser terrorífico. Montones de gente están enviando todo tipo de anuncios y propuestas. La respuesta de estos dos profesores fue graciosa y contundente.






Agrégame a tus Favoritos

Compartir aumentará tu karma:




Más vistos hoy: